Ayer circulaba en todos los medios nacionales que aún no aparecía el menor Antonio Sánchez [VIDEO], luego de que el último rastro que se tenía de él era que cuatro policías lo arrestaron porque argumentaban que asaltaría a un transeúnte. Según los testigos, el estudiante de la máxima casa de estudios no era culpable.

Ciudadanos ofendidos marcharon, los religiosos rindieron plegarias en su honor y los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (#UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) convocaron a paro. Luego de que en redes sociales circulara la fotografía del joven, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa convocó a una rueda de prensa [VIDEO]urgente porque tenían nuevas noticias sobre el paradero de Sánchez.

"Sabemos la indignación que causó la desaparición forzada y una detención arbitraria. Entendemos la indignación de la sociedad. No solo la entendemos sino la compartimos. Nos sumamos a ella". El mandatario dio la cronología que tenían las autoridades sobre los hechos.

"Con fecha del 25 de enero se tuvo conocimiento que el día 23 del mismo mes y año se reportó la desaparición de un joven en las inmediaciones de la delegación Azcapotzalco, sin que esta persona haya sido dispuesta a la autoridad competente".

Mancera asumió que se trató de una desaparición forzada e indicó que la Procuraduría General de Justicia abrió una carpeta y que le brindaron "atención permanente". Con base en el análisis que hicieron en el teléfono celular del menor, rectificaron que sí se encontró en el lugar de los hechos a la hora que narraron los testigos.

Accedieron a los videos del Metrobús y confirmaron que "un caso como este, en donde se pudo tratar de la detención u ocultamiento de parte de alguna autoridad para presentar y declarar en los elementos".

Apareció horas después

Minutos más tarde de la rueda de prensa, una persona reportó que había un menor con las características del desaparecido, en las calles de Tlalnepantla, Estado de México.

En las fotografías que publicaron, Sánchez tenía golpeado un pómulo, está rapado y más delgado que en fotografías de antes de la detención. Además, indicó que "no recordaba su nombre". La noche de ayer la pasó en un hospital porque "estaba deshidratado y con un fuerte golpe", escribió El País.

El menor aún no ha dado su declaración, las autoridades indicaron que tendrá entre 15 y 60 días, el problema está en que "por una extraña razón no recuerda nada". En la rueda de prensa, Mancera dijo que no se trataba entonces de una desaparición forzada porque había sido localizado con vida.

Otro de los actos que causó indignación fue el post de Isabel Miranda de Wallace, pues aplaudió a las autoridades "por encontrar al menor".

De inmediato, personajes que forman el cuarto poder reaccionaron.

Por su parte, los alumnos de la Preparatoria Número 8 hicieron paro como protesta para exigir que se aclaren las cosas. El menor estaba deambulando en las avenidas, según reportó la Revista Proceso. De inmediato fue traslado al ministerio para que se encontrara con su madre.

La última declaración de Mancera fue que no le consta que los elementos de seguridad hayan golpeado al menor. De momento Antonio pasó la noche en el psiquiatra.

"Tras la detención y la golpiza, Marco Antonio anduvo por las calles, errático. Las fotos compartidas por la autoridad muestran a un jovencito perturbado, muy distinto al que aparece en las que previamente fueron compartidas por la familia", escribió Sin Embargo.

En redes sociales aún se observa que usuarios quieren respuestas exactas por parte de las autoridades porque "los policías de Mancera desaparecen gente". #Antonio Sánchez #aparición