A menudo pensamos en mejorar nuestras relaciones cambiando lo que decimos a los demás. Prestamos menos atención al hecho de que también podemos cambiar lo que escuchamos. #escuchar es la otra mitad de la ecuación de comunicación. Hablamos mientras otros escuchan y escuchamos mientras otros hablan. Excepto cuando no escuchamos...Escuchar atentamente es más complicado de lo que piensas.

¿Cómo recibe nuestro cerebro la información escuchamos ?

Según el Dr Joseph Dispenza, los humanos procesamos solo 2,000 de los 400 billones de información, que ingresan en nuestro cerebro por segundo. Esto significa que solo procesamos una pequeña fracción, de lo que escuchamos de los demás.

Esto también significa que tenemos cierto control sobre aquello en lo que nos enfocamos, cuando escuchamos a los demás.

La atención plena es la práctica de prestar atención y estar abierto al momento presente. Escuchar [VIDEO]con atención se trata de estar completamente presente, cuando interactúas con otras personas, en lugar de pensar en tu lista de tareas, mientras tu colega comparte su fin de semana, pensando en lo que vas a comer durante la cena, mientras tu compañero te cuenta sobre su día o enviar correos electrónicos, mientras habla por teléfono con su madre.

Escuchar es una actividad sociocognitiva que se ve afectada por nuestras experiencias pasadas y nuestras expectativas futuras. Cuando nuestro cerebro está en piloto automático, escuchamos más de cerca a las personas, que tienen control sobre nuestro futuro (por ejemplo, nuestro nuevo jefe potencial en una entrevista), que aquellos que probablemente nunca volveremos a encontrar.

También filtramos lo que escuchamos, a través de lo que ha sido importante escuchar en el pasado. En esa misma entrevista, podemos centrarnos en lo que nuestro entrevistador nos dice sobre el tiempo flexible, porque dejamos nuestro trabajo anterior, debido a la inflexibilidad de la programación.

Cambiando la manera de escuchar a los demás

La conciencia de los factores que influyen en lo que escuchamos y a quién escuchamos puede ayudarnos a cambiar nuestros hábitos de escucha. Podemos escuchar de forma verbal, no verbal y relacional, utilizando los cinco sentidos . Escuchamos relacionalmente al leer entre líneas, en función de lo que sabemos sobre la relación y de nuestro compañero de conversación, a partir de las experiencias pasadas. Cuando hacemos esto, podemos experimentar conversaciones, de mayor calidad con otros. También podemos construir relaciones de calidad con otros y mejorar las relaciones en las que ya estamos.

Escuchar atentamente requiere que comprendamos lo que la otra #persona realmente está diciendo. Entonces tenemos que hacerles saber que estamos prestando atención y pensando en lo que compartieron. Hacemos esto mostrando interés y apoyo manteniendo contacto visual, asintiendo, sonriendo y animándoles a expresar sus pensamientos. En cierto sentido, nos involucramos emocionalmente en su mensaje y se nota. #empatía