La decisión de poner fin a un matrimonio significa que que los hijos esten condenados a sufrir efectos negativos, incluyendo graves y duraderas dificultades académicas, Problemas de conducta y problemas psicológicos.

Un creciente cuerpo de investigación que utilizaba un marco más objetivo para abordar este problema. Pero en medio de esta visión más equilibrada de los efectos del divorcio en los #niños ,surgió una creciente preocupación por los graves efectos a largo plazo del divorcio [VIDEO] en las relaciones futuras, liderados por investigadores como Judith Wallerstein. Su trabajo, publicado ampliamente en revistas académicas ( Pediatría ) , llevó a temer que probablemente los efectos durmientes del divorcio de los padres, probablemente incluirían serios problemas con las relaciones íntimas, y la eventual disolución de sus propios matrimonio.

Entones.¿podría el divorcio de tus condenar tu matrimonio al fracaso?

Por un lado, hay evidencia consistente para indicar que podría ser. En el 2004, Wallerstein afirmó que el divorcio engendra menos matrimonios, matrimonios más pobres y más divorcios, y que el divorcio no es un estres agudo del que los niños se recuperan, sino una experiencia que transforma la vida. Mientras que muchos estudiosos no están de acuerdo con la evaluación fatalista de Wallerstein de los adultos jóvenes de familias divorciadas, el hecho es que numerosos estudios empíricos han encontrado que aquellos que experimentan un divorcio parental son significativamente más propensos a divorciarse.

¿Por qué se dice que el matrimonio de padres divorciados afecta el resultado de los hijos?

Hay algunas teorías sobre esto.

En primer lugar, muchos investigadores se han centrado en los padres como modelos importantes de matrimonio. Argumentan que la mayoría de nosotros modela nuestro propio matrimonio después del matrimonio de nuestros padres y, por lo tanto, es probable que se experimente el mismo resultado. Segundo, más específicamente, aquellos de nosotros con padres divorciados (o padres con matrimonios de mala calidad), no es probable que aprendamos #habilidades importantes de relación que necesitamos para construir matrimonios exitosos. Las investigación ha relacionado crecer en una Familia divorciada con el uso de estrategias más negativas o destructivas para enfrentar el conflicto, y las habilidades de resolución de conflictos (como es lógico) están relacionadas con la estabilidad y la calidad marital en general. Finalmente, crecer en una familia divorciada es probable que cambie sus actitudes sobre el matrimonio. Es decir, es menos probable que considere el matrimonio como un esfuerzo de toda la vida, y acepta más el divorcio.

Algunos estudios incluso han demostrado que los de familias divorciadas son más propensos a considerar el divorcio como una opción a la primera señal de problemas en un nuevo matrimonio, en comparación con sus pares de familias casadas que pueden considerar que algún conflicto es una parte normal del matrimonio. subidas y bajadas.

Por otro lado , hay investigaciones que indican que podría haber más en la historia. Por ejemplo, en una reciente encuesta en línea, la mayoría de los encuestados de 18 a 49 años informaron que su relación no era como la de sus padres. De 10 en similitud (en una escala donde 1 no se parece en nada a la relación de sus padres y 10 era exactamente igual). En muchas formas importantes, las relaciones y los matrimonios están evolucionando y cambiando, lo que significa que quizás no estemos predeterminados a los mismos resultados que nuestros padres. Además, una investigación más reciente ha encontrado que hay diferentes formas en que el matrimonio de nuestros padres influye en el nuestro, y que experimentar un divorcio entre los padres no necesariamente condena a la descendencia [VIDEO] a repetir ese patrón.