Después de los comicios presidenciales del 2012 - en los que terminó en segundo lugar detrás de Enrique Peña Nieto - Andrés Manuel López Obrador anunció su salida del PRD para fundar un nuevo partido político, uno diferente, uno auténticamente de izquierda y que fue bautizado como Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)

Gracias a un poderoso discurso antisistema y al liderazgo de uno de los políticos mejor posicionados el país, rápidamente pudo constituirse formalmente como uno de los partidos con mayor aceptación ciudadana por lo menos en el centro del país (al grado de ser el único capáz de poner a temblar al PRI y al PRD en algunos bastiones considerados históricos para estos partidos)

Sin embargo, desde la incorporación de Eva Cadena (infiltrada para algunos, exonerada de sus pecados políticos por otros), diversos actores políticos de dudosa reputación se han incorporado al partido con el paso del tiempo, además de las alianzas inconfesables que se fraguaron de cara a la elección presidencial.

Curioso y sorpresivo, ya que muchos de los "nuevos amigos" de AMLO, fueron sus más acérrimos críticos años atrás (y viceversa).

De los ideales al pragmatismo

Tan solo basta voltear a ver algunos de los aspirantes a obtener candidaturas a cargos públicos en distintos Estados para darse cuenta de ello, un ejemplo de estos es el ex perredista Víctor Hugo Romo, quien cuenta con varios expedientes abiertos en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México por uso indebido de atribuciones, quebrantos al erario por más de 20 millones de pesos, así como por diversas irregularidades en la ejecución varias obras públicas bajo su administración al frente de la delegación Miguel Hidalgo como el Parque El Mexicanito, El Mercado Escandón e incluso la propia sede delegacional. Hoy, Romo es el coordinador de organización de MORENA en la Miguel Hidalgo (lo que lo convierte en virtual candidato a la alcaldía por este partido)

A este partido, también se han unido personajes como Luis Miguel Barbosa y más recientemente Gabriela Cuevas (ambos senadores, ex perredista y ex panista respectivamente) que comparten una cosa en común: hasta hace algunos años, abiertamente anti lópez obradoristas, y unos de los más duros críticos del Tabasqueño a lo largo de varios años.

Hoy, los dos caminan de la mano de López Obrador [VIDEO]- y con un "hueso" bajo el brazo- ¿Convicción o mero oportunismo?

Alianzas Contranatura

Aunque durante varios meses López Obrador se mostró muy crítico con la alianza PAN-PRD por considerarla ideológicamente inmoral y como un acto de mera promiscuidad Política, recientemente se oficializó la alianza entre MORENA y el Partido Encuentro Social, este último de ideología ultraderechista, conformado en su mayoría por miembros de la Iglesia Cristiana Evangélica, estrechamente ligado a priistas de altos vuelos como Miguel Ángel Osorio Chong y Jesús Murillo Karam y al que incluso, el propio López Obrador se refirió como un partido cercano a lo que el llama "mafia del poder", además de defender conceptos ideológicos como el derecho a la vida (anti aborto) y la familia tradicional (anti LGBT), conceptos muy contradictorios a los que (al menos en teoría) un partido de Izquierda como MORENA debería de tener.

La lista se hace más grande: Esteba Moctezuma, Lino Korrodi, Marcos Fasstlicht, Margarita Aellanes, Fausto Vallejo, Alejandro Gertz Manero y muchos otros más están o han sido considerados para formar parte del proyecto de nación de AMLO, esto a pesar de haber estado ligados en algún momento con "la mafia del poder".

¿Hasta que punto vale la pena estirar los ideales de un partido político? ¿Será que AMLO ve la presidencia como una ambición personal que vale la pena ganar a toda costa? ¿Será que esta ambición convertirá a MORENA en otro partido más del montón?

Tal vez eso sea algo que solo el tiempo dirá...