En cierta oportunidad una mujer confesó a su mi amiga tener cáncer de mama, para ella era lo mas difícil que podía estar atravesando así como lo hacen miles de personas en el mundo entero.

"Calvo para el Día de San Valentín", suspiró. "Lo más difícil es decirle a la gente. No quiero contar la historia una y otra vez. No quiero que la gente lloriquee sobre mí y no quiero que piensen en mí como paciente con #cáncer [VIDEO] ".

"Entonces, si no tuvieras que decirlo, ¿no lo harías?", se le preguntó.

"Absolutamente", dijo ella.

Es entendíble su deseo de no hablar sobre su ENFERMEDAD. Pero también esconder enfermedades graves es una muy mala idea.

Ocultando tu enfermedad mental

Muchas familias esconden enfermedades mentales, [VIDEO] privándose del sistema de apoyo natural que es vital para sobrellevar cualquier enfermedad. Ese silencio no solo daña a las familias. Daña a las personas con enfermedades mentales y daña a la sociedad.

Solo necesitamos un progreso de contraste para comprender y tratar el cáncer, una enfermedad sin vergüenza que es difícil de ocultar, con la falta de progreso para comprender y tratar la enfermedad mental para saber que mantener en secreto las enfermedades es contraproducente.

  • En las últimas décadas, la proporción de la población diagnosticada con cáncer ha disminuido y más personas sobreviven al cáncer. Por el contrario, la cantidad de personas diagnosticadas con enfermedades mentales continúa creciendo.
  • Tenemos medicamentos que se dirigen a los cambios moleculares y celulares causados ​​por el cáncer y las vacunas que pueden prevenir algunos cánceres. En contraste, solo tenemos el conocimiento más elemental sobre la química cerebral y muchos de los medicamentos para combatir las enfermedades mentales son ineficaces o están llenos de efectos secundarios debilitantes.

Financiando la salud mental

Las estrategias para mejorar la vida de las personas con enfermedades mentales y sus familias comienzan con una mejor financiación para la investigación.

En 2013, el presupuesto del Instituto Nacional de Salud Mental fue de menos de $ 1.5 mil millones. Por el contrario, el presupuesto del Instituto Nacional del Cáncer fue de aproximadamente $ 5,8 mil millones. Pero la financiación adecuada para la investigación sobre la enfermedad mental no existirá hasta que comprendamos realmente la cantidad de personas que luchan contra la enfermedad mental. Y eso requiere que la gente deje de esconderse.

Hablar sobre la enfermedad es doloroso para las personas. Hace posible que otros los vean bajo una luz diferente. Pero no hablar de enfermedad es aún más doloroso.

Durante el cuarto juego de la Serie Mundial, todos en el estadio participaron en el momento de "Stand Up To Cancer" de la Major League Baseball. Si no pudiéramos ocultar la enfermedad mental, si la enfermedad mental nos dejara calvos, tal vez la Major League Baseball o la Liga Nacional de Fútbol o la Asociacion Nacional de Basquetbol tendrían un momento para "Levantarse a la enfermedad mental".

Y entonces todos estaríamos mejor.