Día uno de 365. El 2017 fue un año clave para México porque nos dimos cuenta lo que somos capaces como paisanos luego del sismo del pasado 19 de septiembre. Pese a todas las adversidades salimos adelante y aunque hay víctimas colaterales, la unión hace la fuerza.

El 2018 pinta complicado por los procesos electorales: así que hago un llamado a título personal al pueblo mexicano: nos dimos cuenta que no es necesario politizar los movimientos y que la gente respondió para la gente.

No olvidemos la solidaridad que mostramos y pensemos bien en las decisiones que tomaremos al momento de estar en las urnas.

Todos necesitamos oportunidades laborales y mejor educación. Ambas son un derecho humano.

Tampoco olvidemos a quienes aún no tienen hogar luego de que la tierra se movió, a las madres que piden respuestas luego de que sus hijos desaparecieron en 2017. Por eso y más:

A los mexicanos que me enseñaron a estar de pie aunque los escombros cubrieran nuestras pieles. A las mujeres que me enseñaron que se puede sonreí­r luego de sufrir abuso sexual. A los músicos que sacaron adelante festivales pese a que el sismo destruyó salas de conciertos.

A mis alumnos que no pierden el sueño de ser periodistas. A mis jefes que me mostraron que antes que periodistas somos humanos. A los profesores que me hicieron confirmar que como periodistas tenemos que exigir respuestas sin importar la fuente a la que nos dediquemos: les deseo un año lleno de satisfacciones, salud y mucho trabajo

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más