La cuestión de quién establece normas éticas y de auditoría para la profesión contable y quién paga por ellas y la influencia indebida que puede o no ganarse al hacerlo ha estado con nosotros durante casi el mismo tiempo que hemos tenido las juntas normativas en IFAC (Federación Internacional de Contadores).

Aproximadamente cinco años

En ICAEW, hemos estado de acuerdo desde hace aproximadamente cinco años en que algunas de las inquietudes, fundadas o no, deben debatirse y, si se determina que tienen algún mérito, se debe actuar en consecuencia. Sin embargo, nada ha sucedido en los últimos años, lo que habría provocado [VIDEO]que la presión en el sistema se volviera cada vez más lenta, hasta que el Grupo de Supervisión emitió un documento de consulta a principios de noviembre.

Este grupo, cuya membresía comprende la Organización Internacional de Comisiones de Valores, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, la Comisión Europea, la Junta de Estabilidad Financiera, la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros y el Grupo del Banco Mundial, se estableció en 2005 para avanzar interés en la fijación de estándares internacionales de auditoría [VIDEO] y la calidad de la auditoría. Hasta hace poco, trabajaba estrechamente con IFAC con el objetivo de restaurar la confianza en la capacidad de respuesta de los entes independientes de la IFAC para el interés público.

Sin embargo, dice, las preguntas sobre la independencia del proceso de establecimiento de normas y si el resultado cumple con el mandato de interés público lo persuadió a establecer un grupo de trabajo para considerar opciones para reformar el proceso de gobernanza."Prevemos reformas clave para mejorar la receptividad del interés público de los estándares de auditoría a fin de promover la calidad de las auditorías", dijo el presidente del Grupo de Monitoreo, Gerben Everts, durante el lanzamiento de la consulta.

"Eliminar las actividades de establecimiento de normas relacionadas con la auditoría de la profesión y entrar en una estructura de gobernanza independiente, geográficamente representativa y de múltiples partes interesadas abordaría las preocupaciones con respecto a la independencia de la fijación de estándares".

Ahora puede estar leyendo esto y pensando "ya no soy auditor, así que esto no me interesa realmente", pero tenga cuidado: los cambios propuestos tienen el potencial de afectar su vida, ya sea usted auditor, preparador , gestión o involucrado en el gobierno. Por ejemplo, el documento de consulta pregunta sobre los méritos de establecer una nueva junta de estándares combinados de auditoría y ética para la auditoría.

El corazón de todo lo que hacemos

Esto se establecería fuera de las estructuras existentes de IFAC y posiblemente de manera similar al modelo que se utiliza actualmente para los informes financieros.A estas alturas, presumo que lo que estoy diciendo lo puso a usted en la investigación.

Estándares de auditoría desarrollados para que las entidades de interés público se apliquen a todas las auditorías.

¿Ética para los auditores? Pero, ¿la ética no está en el corazón de todo lo que hacemos como contadores públicos, y no solo en la auditoría? Entonces, por supuesto, siempre se pueden agregar requisitos adicionales de auditor a nivel nacional. Puede ver que esta consulta comienza a tener implicaciones importantes sobre cómo se desarrolla la profesión.Como sabrán los lectores habituales de esta columna o de mi blog, creo que el mayor problema al que se enfrenta la profesión -y de hecho la sociedad- es la tecnología y el cambio tecnológico, por lo que contar con estándares que reflejen la forma en que se llevan a cabo las actividades y la auditoría es va a ser de importancia fundamental.

Si este es el momento de cambiar un establecedor de estándares probado para establecer otro es para que la consulta decida. Y luego, inevitablemente, llegamos al viejo castaño de quién paga. Actualmente, el financiamiento de la profesión y el Forum of Firms (la asociación independiente de redes internacionales de firmas que realizan auditorías transnacionales) ha llevado a los observadores externos a decir que el dinero compra influencia. El deseo en la consulta es que pasemos a un modelo multipolar.