El #amor [VIDEO] es desprendido, abnegado, te deja soñando despierta – o despierto – con la frase adecuada. Todos estamos expuestos a mandar todas las precauciones al diablo y seguir al corazón. Por desgracia el león no es como lo pintan y el #amor verdadero mucho menos, ninguna pintura renacentista, podría enseñarnos que intenciones ocultas hierven cuando recién conoces a alguien.

El peligro de enviar fotografías a través de redes

En la #actualidad con tanta efusiva carga de información, es muy sencillo mandar fotos lindas mandando un beso, saludando, o ya de plano derramando miel con frases histéricamente románticas.

El lado oscuro de la ciber atracción – en lo referente a la primera vez – es que no conoces del todo, quien está detrás de la pantalla del #celular o de la computadora.

A pesar de que hay varias campañas sobre la #prevención de ciertos sitios de #Internet, para buscar pareja, la realidad es que ha decaído la periodicidad de esta información, se ha dejado de lado, ya que algunas páginas en las que navegas, aparentemente te confirman una seguridad absoluta, con respecto a tu información personal.

Estas peticiones extrañas, se han mudado del Internet hacia las aplicaciones de mensajería instantánea – #Line, #WhatsApp, #Twitter, #Facebook [VIDEO]. Etc. – ya que el usuario brinda su número celular o perfil a completos desconocidos. El juego, la soledad, la curiosidad, son algunas de las características que motivan a ambos #sexos, a buscar alguien que los escuche o simplemente para pasar una tarde de entretenimiento detrás de la #PC.

Las fotografías que resaltan cierto atractivo, no siempre son reales. Y en los jóvenes que tienen más apego por la ##Tecnología, han llegado a solicitar imágenes de desnudos, a amigas, vídeos, y en ciertas ocasiones transmisiones en vivo en tiempo real. ¿Puede ser esto una consecuencia de lo anterior dicho? En las salas de #chat sigue habiendo usuarios, pero ahora las generaciones han retomado esta forma de juego sensual, para exponerla al mundo como mero contenido viral.

Para finalizar esta columna, en lo personal era usuaria del Latin Chat por simple curiosidad; puedo decir que conocí personas – dentro de lo moral – honestas y honorables, pero también hubo momentos divertidos y desagradables.

Hoy por hoy, no podemos bajar la guardia con respecto a las tecnologías de información y ##comunicación, es importante volver a crear conciencia, para que la seguridad no la garantice un sitio en la red, ya que corre por cuenta propia.