A lo largo de toda su aventura presidencial, Andrés Manuel López Obrador ha mostrado dos versiones diferentes de si mismo al pueblo de México: por un lado tenemos a un Andrés Manuel que bromea y se divierte respondiendo a los constantes ataques lanzados por sus rivales políticos, un Andrés Manuel que sabedor de que encabeza el liderato todas las encuestas que se le pongan enfrente puede darse semejante lujo. Y por otro lado encontramos una faceta más oscura del precandidato morenista: un Andrés Manuel en guerra constante con los medios de comunicación, que descalifica y se enoja con aquellos que no piensan igual que él, encasillándolos en automático como parte de la "mafia del poder", un Andrés Manuel que en lugar de debatir y mostrarse respetuoso con aquellos que disienten de él, saca a relucir una intolerancia digna de un buen régimen totalitario.

Por un momento todos creímos que el tabasqueño había enterrado en el pasado esa faceta oscura e intolerante - en gran parte responsable de su derrota en los comicios presidenciales del 2006 y 2012-.Sin embargo, una columna de opinión fue suficiente para demostrar que esa cara oscura aún sigue muy presente en AMLO, no se ha ido....y parece ser que no se irá.

AMLO 3.0

Hace algunos días, el columnista Jesús Silva-Herzog Márquez, perteneciente al círculo de intelectuales más respetados en el país, publicó en el periódico Reforma, una columna en dónde cuestionaba el pragmatismo de López Obrador al incorporar a su proyecto a muchos actores políticos con reputación y ética muy cuestionables.

Evidentemente a López Obrador le fue dificil aceptar la critica y fue por ello que acusó a Silva-Herzog de "fifi""conservador con apariencia de liberal" y finalmente, como otro periodista pagado por la tán mencionada "mafia del poder".

La defensa de Krauze

Tiempo después el historiador Enrique Krauze publicó un tweet en defensa de Silva-Herzog.

Sin embargo, obtuvo una respuesta muy parecida: "Tu también eres un conservador con apariencia de liberal".

Hay que ser precisos y aclarar que las críticas hacia López Obrador [VIDEO] no se hacen con mala fé, simple y sencillamente la crítica se hace con mayor dureza porque estamos hablando de ese candidato que durante toda su etapa como candidato presidencial se vendió como alguien diferente, como alguien que estaba en contra de las prácticas pragmáticas de los partidos políticos. El hecho de que el tabasqueño las esté replicando supone un acto de incongruencia muy grave que vale la pena analizar y criticar.

Ante toda esta polémica, a López Obrador no le quedó de otra más que disculparse con los columnistas antes mencionados y con todos aquellos que se hayan sentido ofendidos por sus dichos. Sin embargo, pese a esto vale la pena hacer algunos cuestionamientos:

¿Qué Andrés Manuel va a gobernar México?

¿Veremos a este mismo Andres Manuel intolerante y autoritario en los debates presidenciales?

¿Afectará esto su campaña electoral?

Parecía que Andrés Manuel ya había aprendido de sus errores pasados.

Sin embargo, este traspíe podría considerarse como el primer tropiezo en una carrera presidencial que apenas comienza y que de no ser corregido, podría volver a costarle muy caro este 2018.