Casi la mitad de todos los matrimonios terminan en divorcio [VIDEO]. Con una tasa tan alta de divorcio, es apropiado un poco de escepticismo y preocupación sobre la celebración de uniones matrimoniales. La convivencia prematrimonial permite a las parejas experimentar un " matrimonio de [VIDEO]prueba [VIDEO] " antes de asumir el compromiso real. La convivencia se está convirtiendo cada vez más en una parte natural del ritual de cortejo, una transición de las citas al matrimonio.

Siguiendo el sentido común, parecería que aquellos que cohabitan antes del matrimonio estarían más preparados y seguros para el matrimonio. Esta preparación y confianza deberían conducir a tasas de divorcio más bajas para aquellos que cohabitaron antes del matrimonio que aquellos que no cohabitaron.

La investigación ha demostrado, sin embargo, que en este caso el sentido común es incorrecto. La cohabitación prematrimonial en realidad parece conducir a tasas de divorcio más altas en muchos países occidentales. ¿Por qué podría ser esto?

¿Es solo una diferencia de religiosidad ?

Simplemente debe ser debido a diferencias religiosas. "Las personas que son más religiosas tienen menos probabilidades de participar en la cohabitación y también es menos probable que se divorcien. Sin embargo, una revisión de la literatura rápidamente disipó esta creencia. Muchos estudios demostraron que incluso teniendo en cuenta la religiosidad, las personas que cohabitaban tenían más probabilidades de divorciarse que las que no cohabitaban antes del matrimonio.

Si no es solo una diferencia entre aquellos que son más o menos religiosos, ¿qué otra cosa podría conducir este efecto? La respuesta parece ser compromiso. Las parejas que ya están comprometidas para casarse cuando se mudan juntas no experimentan los mismos efectos perjudiciales que aquellos que se comprometen después de que cohabitan.

Tienen mejores habilidades de comunicación, menos interacciones negativas, mayor calidad de #relación y más confianza en su matrimonio después de la boda.

Entonces, ¿qué está pasando con las parejas que cohabitan antes del compromiso?

En lugar de entrar en la convivencia después de haber decidido que quieren pasar la vida juntos, algunos de ellos se deslizan en sus matrimonios. En otras palabras, algunas parejas que no se casaron (o no deberían) se han casado porque de lo contrario lo harían porque vivían juntas. Los académicos llaman a esto "inercia de relación". Simplemente, es más difícil terminar una relación cuando estás viviendo con tu pareja. ¡La amenaza de tener que separar las pertenencias puede ser suficiente para mantener unidas a algunas parejas! Por lo tanto, algunas parejas pueden encontrar un camino hacia el matrimonio porque parece más aceptable que la alternativa.

La convivencia también representa un posible "costo irrecuperable". Cada inversión adicional en la relación hace que sea mucho más difícil terminar la relación.

Las personas pueden tener más dificultades para reducir sus pérdidas cuando piensan en todo el tiempo, la energía y el dinero que aportan a la relación, incluso reducir sus pérdidas les ahorrará más dolores de cabeza en el futuro.

Las parejas que viven juntas también tienen más probabilidades de pasar tiempo juntas, dándoles menos oportunidades de conocer a otros posibles socios. Esto efectivamente reduce la posibilidad de que uno o ambos socios encuentren a otra persona con la que sean más compatibles.

El género también juega un papel

Las mujeres son más propensas a ver la cohabitación como un precursor del matrimonio, donde los hombres que cohabitan antes del compromiso tienen menos probabilidades de tener esta visión a largo plazo de la convivencia y están menos dedicados a sus parejas. Las mujeres pueden eventualmente impulsar a sus parejas menos dedicadas a matrimonios más difíciles.

La convivencia prematrimonial se considera una opción práctica e inteligente para la mayoría de las personas en la actualidad. En una encuesta, el 61% de los adultos jóvenes informaron que la convivencia prematrimonial mejora las posibilidades de matrimonio de una persona (Kline, et al., 2002). Dada esta visión positiva de la cohabitación, y el gran número de parejas que eligen convivir, ¿hay alguna manera de evitar los costos de la cohabitación? Cada relación es diferente, pero esta vasta literatura parece resumirse en una sugerencia clara: no convivan hasta que usted y su pareja estén seguros de que están interesados ​​en el futuro de la relación. Si eliges convivir como un "matrimonio de prueba", sigue contactando unos a otros sobre tus sentimientos hacia la relación y tus objetivos a largo plazo. Y establezca planes de contingencia para salir de la relación si no es lo correcto para usted; no se limite a aceptar un matrimonio del que no esté seguro porque parece que es el momento adecuado.

¿Usted o alguien que conoce experimentó el deslizamiento hacia el matrimonio? ¿Tiene otras ideas de por qué la convivencia puede dañar la calidad marital? #razón #discución