La #Escuela Kanesville en #Utah, trabaja para acabar con los sentimientos de #Exclusión que a veces sufren los niños al ser rechazados por otros, por eso cuando llega el día de San Valentín y se organiza el baile anual de la escuela, animan a sus alumnos a que bailen con otro compañero de clase que lo solicite.

Pero para este en este año las cosas cambiaron un poco, debido a la preocupación por parte de los representantes sobre todo por parte de las mujeres pertenecientes a un movimiento relacionado con el acoso sexual y el abuso, todo esto ha causado que los padres se preocupen al saber que sus hijas no se pueden negar a la petición de estudiantes con los que no quieren bailar y han pedido un cambio de política [VIDEO].

Decir que "si" podría ser "malo" para las chicas

Según Natalie Richard, madre de un estudiante de sexto grado es un mal mensaje que se le está dando a las chicas cuando tienen que decir que sí, también es un mal ejemplo para los varones el saber que las chicas deben decir “sí”. Esta afirmación está ganando terreno a nivel nacional, en donde un ejemplo claro de esto es el artículo publicado por las Girl Scouts que decía lo siguiente: “Ellas no le deben dar ningún abrazo a nadie. Ni siquiera en días festivos”.

Natalie Richard habló con el Director sobre sus inquietudes

Richard habló con el director de la escuela acerca de sus temores de esta política y le dijo que obligar a estudiantes a bailar con otros que no quieren envía un mensaje errado a los niños, expuso también dos puntos, uno que el rechazo también forma parte de la vida y el otro que su hija ha sido afectada psicológicamente, ya que en reiteradas oportunidades acude a ella preguntándole que "si no puede rechazar a un niño".

El distrito escolar de Webber [VIDEO], informó en un comunicado, que las normas para el baile han cambiado y explicó, que en los años anteriores, estudiantes presentaban una lista de los niños con quien querían bailar, luego los organizadores del baile armaban los bailes de la siguiente manera: la mitad del tiempo bailaban con niños que querían y la otra mitad del tiempo con los que no querían, esta política pudiera ser adoptadas para así hacer que todos los estudiantes se sientan incluidos.

"Hemos aconsejado a nuestras escuelas que eliminen cualquier tipo de lenguaje en las instrucciones que rodean estos bailes, lo que sugeriría que un estudiante debe bailar con otro estudiante", dijeron los funcionarios en el comunicado después de un largo proceso de redacción del informe sobre el problema.