Recuerdo que un fulano de mi ciudad simulaba ser el periodista del pueblo, compartía todo lo que se le atravesaba en sus ojos y manos, obvio a través de su teléfono celular. Una persona con muchas faltas de ortografía que simulaba ser un justiciero desde el sofá de su habitación porque habría los ojos a todos los que seguían sus redes. Facebook particularmente. De entre todo, recuerdo una publicación en particular: un vídeo del presidente de la República Mexicana Enrique Peña Nieto [VIDEO] en la visita de Donald Trump a nuestro país. En el vídeo nuestro presidente le decía a su homólogo extranjero que podía tomar las medidas necesarias para cobrar el muro, que nuestro país estaría complacido de atender sus órdenes y casi casi que podía cobrar la deuda externa con las costas mexicanas que a él mejor le pareciera.

Para mí o para la mayoría, esto era increíble, risible y patético. Era un montaje de un vídeo y una mala imitación de la voz de Peña Nieto. Lo preocupante es que como yo, 2 millones de personas habían visto aquella pifia, ya que miles había creído aquella patraña.

Basura en Redes

De esos miles la furia estaba hecha, porque tomaba como cierto este video, ya sea por sus carencias intelectuales o vaya usted a saber por qué. Las redes dejaron de ser un medio de entretenimiento para convertirse en un arma poderosísima de aceptación mediática: destruye o cimenta carreras de cualquier tipo.

En el opuesto contrario, los seguidores de AMLO, toman cualquier publicación en redes que enarbole al candidato de MORENA situándolo en una posición casi inmaculada, es difícil cuestionar cualquier declaración del candidato por el miedo a ser tildado de anti patriota y corrupto, aunque lo que se diga es una completa aberración sin lógica.

Mucho de lo que se publica del el ex del PRD es falso; o no lo dijo o no tiene nada que ver con un debate de ideas concretas.

Pero no vayamos tan lejos, en el terremoto del año pasado, la desinformación provocó que mucha ayuda no llegará, atención médica en lugares donde no había pasado nada o no era tan grave o simplemente vivir con el pánico de que muy pronto otro terremoto de magnitudes cataclísmicas sucedería en días siguientes desapareciendo todo en nuestro país, y vea, aquí seguimos.

La idea del siglo

El fenómeno de las noticias falsas [VIDEO] ha escalado muy pronto dejando además del pánico, mucho más desinterés en el público y eso sí, mucha violencia. Por fortuna está aquí una de las ideas más interesantes del los últimos tiempos: #Verificado2018.

Un grupo de periodistas de nuestro país ocupados en que las noticias se verifiquen antes de ser tomadas como ciertas y creamos que un simio va a ser candidateado por el PRIAN, fundó el sitio #Vertificado2018, un sitio encargado de echar abajo las publicaciones falsas sin importar de donde vengan estas.

Sin importar el partido o quien lo diga.

Aquí seis objetivos específicos de esta nueva plataforma comprometida con la verdad:

  1. Detectar noticias falsas y bajarlas en el momento evitando de ese modo su impacto en los ciudadanos.
  2. Verificar la viabilidad de las propuestas de campaña.
  3. Verificar en vivo todos los dichos de los candidatos, específicamente en los debates presidenciales.
  4. Ofrecer un espacio a los espectadores para preguntar sobre la veracidad de las cadenas de Whatsapp.
  5. Generar contenido que expliquen puntos clave de la elección; de todo el proceso democrático.
  6. Verificar la información que surja antes, durante y después de la elección.

Seamos cada vez más responsables de lo que escribimos y publicamos en redes atendiendo a la importancia del peso que esto puede tener en la cabeza de alguien más: sigamos pues a esta magnifica idea en Facebook o Twitter, y provoquemos que el proceso democrático sea cada vez más consciente.