Antes que nada, cabe destacar que la presea "Lázaro Cárdenas" únicamente se consigue con excelencia, ya sea académica o en investigación científica, excelencia administrativa o en el campo docente, tomando en cuenta desde el nivel medio superior y superior, hasta investigadores y egresados del Instituto Politécnico Nacional. Como dato no menos importante, el galardón siempre es entregado en una ceremonia encabezada por el presidente de México en turno. Dicho lo anterior, es palpable que no es un premio cualquiera para gente: es tomado como un honor, resultado de un largo camino de esfuerzo y estudio entre la comunidad politécnica. Pero pareciera que para el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, esto pasa a segundo término.

EPN [VIDEO] quiso aprovechar la plataforma errónea para decirnos a toda esta gran mayoría de mexicanos que nos atrevemos a criticarlo y cuestionarlo por su notable ineficacia que ha demostrado como dirigente a lo largo de su sexenio, que estamos mal. Que la grave situación en la que se encuentra el país no es como la percibimos. ¿A qué me refiero con "plataforma errónea"?, Fácil, no era el lugar, no era la gente, ni el momento indicado. "Algunos dicen, -¡Qué mal está nuestro país!-. Pues francamente es no querer ver, o no reconocer lo que sí hemos logrado y los avances que tenemos", mencionó Peña.

Habló también sobre las reformas estructurales, específicamente dijo que aquí no las apreciamos, pero que el mundo sí lo reconoce. "Qué tan mal estamos, que en ninguna otra administración de ningún otro tiempo se habían generado 3.6 millones de empleos. Tan mal estamos que en nuestra administración nunca ha habido un decrecimiento en nuestra economía". Estas fueron las palabras de nuestro presidente, haciendo un tono irónico y burlesco en la frase, "Qué tan mal estamos".

"IPN DE LAS 40 DÉCADAS"

Y como no podía faltar el momento, chusco para algunos, molesto para muchos otros, de Peña, dijo lo siguiente; "Sepamos reconocer el avance y el logro y contrastarlo con el México que éramos cuando se creó el Instituto Politécnico Nacional, ya hace poco más de 40 o 50 décadas".

¿Qué tan mal estamos, México, que la violencia, los feminicidios, los secuestros, la impunidad y la corrupción crecen a pasos agigantados?, ¿Qué tan mal estamos, señor Presidente, que la consecuencia de la planeación de una tarde de trabajo escolar termina con tres estudiantes deshechos en ácido?, ¿Qué tan mal estamos, instituciones, que el presidente de los Estados Unidos Mexicanos no sabe cuántos años hay en una década?.

Tal vez en un poco más de un par de siglos todo esto lo veamos como un pasaje curioso y divertido de la historia de nuestro país.