En México cada 10 de mayo se celebra el Día de la Madre, festividad que se toma tan en serio, que en muchos lugares de trabajo les dan a las mujeres, que son mamás, el día libre para estar con sus hijos o acudir a sus festivales escolares. En algunos otros trabajan media jornada. Se hace todo lo posible para que –todas las mamás- puedan celebrar este día tan especial.

La mercadotecnia y el día de las madres

El 10 de mayo también se ha convertido en un día de comprar [VIDEO]todo lo que se pueda regalar a una mamá: flores, chocolates, pasteles, ropa, zapatos, globos (que son horribles porque contaminan muchísimo), electrodomésticos, accesorios, salidas a desayunar/comer/cenar y todo lo que se pueda ocurrir para obsequiar.

Sin duda, tanto empresas como comerciantes, aprovechan la fecha para obtener grandes ganancias y contaminar de más.

Si no regalas algo a tu mamá en este día, entonces eres un “mal hijo [VIDEO]”, ¿cómo te atreves a no dar algún detalle en una fecha como ésta a la persona que te dio la vida? No, no, no, muy mal. Si no tienes regalo para entregar, deberías ir a una tienda (a la primera que se ponga enfrente) e ir a comprar algo (lo que sea, aunque no le sirva de nada a tu madre) y darlo a la mujer que te trajo al mundo.

Sin duda, el sistema y la mercadotecnia han hecho un excelente trabajo para insertar la idea en la sociedad [VIDEO]de que el día de las madres es celebración obligada, y aunque no veas o regales algo a tu mamá el resto del año, el 10 de mayo sí lo debes hacer.

Muchos regalos, mucha basura

Si una mujer [VIDEO]tiene dos hijos -al menos- y cada uno le regala algo envuelto en papel regalo, el moño, el diurex, la caja con el contenido y la bolsa donde se lo entregan ya están generando residuos que, si no son desechados de forma correcta, generarán una gran cantidad de basura que seguramente, terminará en el océano, matando a la fauna marina.

Ahora, recibir de 4 a 7 regalos similares ¿te imaginas la cantidad de residuos que producirá? Hasta las flores se adornan, no basta con que sean bellas por sí solas.

En un país donde interesa más la envoltura que el contenido, siempre se busca el moño o la bolsa de regalo más grande. El obsequio debe verse lo más atractivo posible a la vista, aunque minutos después toda esa envoltura termine en la basura.

No me refiero a que no regalen nada, háganlo si así les nace o es su tradición obsequiar algo a sus mamás en este día. Lo pueden hacer conscientemente, pensando en el planeta y en los demás seres vivos. Regalen algo que no tenga tanta envoltura, algo sustentable o que sea de largo uso para sus mamis. Pueden ser jabones artesanales, cremas corporales hechas con productos naturales, semillas en frascos de vidrio que pueda reutilizar una vez que se termine las semillas, algún libro, una bolsa de uso personal o general, entre muchas cosas más. La cuestión es buscar opciones que le sirvan a tu mamá y que no contamine más este contaminado planeta.

Más amor y cariño

Si eres de lo que les gusta festejar este día, puedes hacerlo de forma amorosa más que superficial. Una ida al cine con tu mamá, al teatro, a tomar un café, a un museo, una caminata por el parque, un desayuno, una comida o una cena, ver una película en casa con palomitas incluidas, entre muchas actividades más que no necesariamente generan tanto residuo, pueden hacer que pases tiempo de calidad con tu mamá y un momento bastante agradable. Creo que eso vale más que cualquier regalo ostentoso que puedas obsequiarle.

No olvides que el amor y el cariño que le tienes se debe cultivar diario y no solamente en determinada fecha. Considero que de nada vale un regalo grande y caro lleno de residuos en este día, si el resto del año no la ves o no pasas tiempo con ella. ¿No lo creen?