No te voy a mentir, este es un artículo para verdaderos amantes del spaghetti, el fetuccini, la lasaña o cualquier pasta italiana, ya que además de las tres recetas que estás por conocer, te ensañaré cómo preparar desde cero la masa, con la que conseguirás un sabor inigualable. ¿A qué me refiero con "para verdaderos amantes"?, pues digamos que la receta para la masa es un adjunto opcional, ya que para obtener ciertas figuras en pasta (fetuccini, spaghetti [VIDEO], etc.), es necesaria una pequeña máquina laminadora que en costo, va desde los $800 hasta los $3,500, con posibilidad de hallarlas más baratas, o bien, más caras, y solamente aquellos con un paladar exigente y una buena alcancía, podrán descubrir el sabor del que les hablo.

Pero no pasa nada; si solamente quieres probar una buena pasta, también estás en el lugar correcto.

INGREDIENTES (Masa para pasta)

  • 300 gr de harina de trigo (convencional)
  • 3 huevos
  • 30 ml de aceite de oliva (2 cucharadas)
  • Agua fría (Cantidad necesaria. Se usa solo por si, al amasar, existe resequedad)
  • Sal al gusto

Es muy sencillo. Ciernes tu harina y formas un pequeño volcán, en medio vacías los tres huevos mezclados, el aceite de oliva y la sal. De adentro hacia afuera incorporas los ingredientes con la harina hasta que consigas una masa y con tus manos trabájala hasta que se vuelva lisa y sin grumos. (Como dije antes, si la masa se seca, añade un poco de agua, si la masa se humedece, añade un poco de harina). Envuelves tu masa en papel para horno y refrigeras 15 minutos.

Con esta preparación y tu máquina laminadora, podrás hacer el tipo de pasta que quieras.

Si ya laminaste tu masa [VIDEO], o ya compraste tu spaghetti de $12, lo que sigue es la cocción. Para ambos casos tienes que hervir agua con sal (Cantidad suficiente. Después de este paso, la pasta ya no se sala) y un chorrito de aceite, lo único que varía es el tiempo. Para la pasta fresca es menor el tiempo que para la de marca. Ya que cociste tu pasta, esto es lo que tienes qué hacer...

Spaghetti al burro: Derrites una barra chica de mantequilla, agregas un diente de ajo finamente picado, tu pasta y una pimienta bola triturada. A fuego bajo, revuelves y sirves. Como consejo, espolvorea un poco de queso parmesano al momento de servir.

Spaghetti "a la granja": Calienta aceite de oliva en un sartén, añade cebolla, zanahoria, calabaza y pepino cortados en juliana, dos cucharadas de jugo de soya y agregas tu pasta. A fuego bajo, revuelve y sirve.

Spaghetti en aceite de cilantro: Licúas algunas hojas de cilantro (Sin tallo), con 1/4 de taza de aceite vegetal, un diente de ajo y una pimienta bola. Calientas en un sartén esta preparación y agregas tu pasta. A fuego bajo, revuelve y sirve. Espolvorea un poco de queso parmesano al momento de servir.

Como recomendación, no agreguen cebolla, ajo, hiervas de olor, ni cualquier otro ingrediente al momento de cocer la pasta. El sabor se le da cuando se "sartenéa".