En recientes días, la OMS [VIDEO] (Organización Mundial de la Salud), ha lanzado declaraciones un tanto preocupantes, pero al mismo tiempo interesantes por su tema a debatir. El aviso fue que el ébola y el nipah, dos virus relativamente modernos y que aparentemente se encontraban aislados desde hace un tiempo, han vuelto a aparecer. Mientras que el primero se ha hecho presente en África, el nipah se fortaleció en la India, donde ya ha cobrado más de diez vidas humanas y casi cien personas en cuarentena, por contacto con las víctimas mortales.

Este peligroso virus (VNi), apareció por primera vez en Kampung Sungai Nipah, Malasia [VIDEO], en el año de 1998, infectando a 265 personas y matando a casi 300. Su transmisión a humanos ocurre después del contacto directo con murciélagos, cerdos u otras personas infectadas.

(En los casos más recientes, se culpa a los murciélagos, por morder frutas que después serían consumidas por la gente). Los síntomas son muy similares a los de una encefalitis y duran de 3 a 14 días, pasando por fiebre, dolor e cabeza, mareos, desorientación y confusión mental. Han habido incluso casos de coma después de 24 a 48 horas de haberse presentado la infección. Las secuelas a largo plazo incluyen convulsiones y cambios en la personalidad.

"Hemos enviado 18 casos que fueron sometidos a prueba, de los cuales 12 son positivos y 6 han dado negativo", dijo K. K. Shailaja, ministra de salud de Kerala. Confirmó que en los distritos de Kozhikode y Malappuram doce personas habían dado positivo, de los cuales diez habrían perdido la vida, especificando que las víctimas de ambos lugares habían estado en contacto directo.

En un pozo cerca de la casa de las primeras tres víctimas, que eran familiares, se encontraron murciélagos muertos; Las autoridades sellaron el hueco y desalojaron las viviendas cercanas, por miedo a que el virus se propagase.

¿Qué tienen qué ver los gobiernos en todo esto?

Nunca faltan aquellos que comienzan a teorizar con estos casos y culpan a los gobiernos de un tipo de intervención un tanto "siniestra", y de verdad no se les puede restar un poco de razón por la manera en que los virus brotan, desaparecen, y de la nada vuelven a surgir. Como dato curioso, este par de virus, al igual que el VIH, tienen algo en común, y es que suelen aparecer en países donde se proyecta, a un futuro, una natalidad muy elevada; es decir, hoy en día sabemos en qué lugares del mundo nacerán más niños en las próximas décadas y es en estos lugares en donde, de forma extraña, brotan estos virus, casualmente súper mutados, de tal manera que afectan a los humanos y la población se merma significativamente.

La OMS afirma que la principal razón de contagio es el contacto con animales, aunque en el mundo conspirativo, esto no parece ser así.