Después de varios largos y extenuantes meses de golpeteos y campañas políticas, el tan ansiado Día D se acerca cada vez más, la elección presidencial del próximo 1- de Julio ya está practicamente a la vuelta de la esquina. Este día no solo servirá para analizar el impacto que la campaña de tal o cual candidato tuvo en el electorado, sino que también servirá para analizar el rumbo que tomarán los diferentes partidos políticos en el país, y sobre todo, los grupos que se alzarán con el poder de estos.

Es por ello que la victoria casi indiscutible de MORENA tanto a nivel federal como estatal, llevará a los grandes partidos (en especial al PAN) a una serie de ajustes de cuentas y guerras intestinas, dignas de una auténtica noche de los cuchillos largos.

La fractura del PAN

Tal vez la guerra más encarnizada sea la que se viva dentro del Partido Acción Nacional, [VIDEO]cabe resaltar que la ruptura del partido blanquiazul empezó desde hace ya varios años con la ruptura entre Gustavo Madero y Ricardo Anaya, y se agudizó con la construcción de la candidatura presidencial de Ricardo Anaya (que logró quitarse del camino a figuras de peso como Margarita Zavala o Rafael Moreno Valle) por lo que tras la elección del próximo domingo, los grupos de poder al interior del partido que se oponían a la candidatura de Anaya, intenten hacerse con el control del partido con miras a una especie de reconstrucción.

Por un lado, los panistas Roberto Gil Zuarth y Ernesto Cordero estarían operando para quitarle el control del partido al anayismo y dárselo a alguno de los gobernadores panistas (entre los que se habla de Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas o el gobernador saliente de Guanajuato, Miguel Márquez).

Vídeos destacados del día

El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle también estaría aprovechando sus giras a lo largo del país para concentrar apoyos y lanzarse por la dirigencia nacional del partido después de la elección.

Ricardo Anaya quiere retener el PAN

Sin embargo, el grupo político de Ricardo Anaya, ya estaría contemplando una alternativa para retener el partido en caso de perder el próximo primero de julio, por ello. estarían dispuestos a impulsar al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, con tal de retener el control del PAN y de ser la principal figura de la oposición ante una eventual presidencia de MORENA.

Una de las grandes interrogantes en este proceso electoral es ver si Ricardo Anaya puede superar los más de 15 puntos de ventaja de Andrés Manuel López Obrador y erigirse como presidente de México. Sin embargo, en caso de fallar, deberá tener un buen plan de contingencia ante todos esos grupos y actores políticos a los que les dió la espalda [VIDEO] al construir su candidatura presidencial, antes de que estos busquen cobrarle la factura. La tormenta apenas viene.