De nueva cuenta, el Gobierno de Estados Unidos cerró por la falta de acuerdos entre el Congreso y el presidente Donald Trump para definir un nuevo presupuesto para el siguiente año que incluyera la cantidad de 5 mil millones de dólares para financiar la construcción del muro en la frontera con México, una de sus promesas de campaña que lo llevó a la Casa Blanca. Trump no ha dejado de insistir y enarbolar como bandera política en lo que ya es su camino a la reelección por cuatro años más al frente del ejecutivo estadounidense.

Anuncios

Un cierre de gobierno afecta a todas las oficinas gubernamentales y a sus trabajadores que deben abandonar temporalmente sus puestos de trabajo ante la falta de recursos gubernamentales. Miles de estadounidenses que laboran en el sector público enfrentan ahora la falta de pagos e incertidumbre por las fechas decembrinas y el año nuevo tan cerca. Los servicios básicos en Estados Unidos como los de emergencia, bomberos, policía, agua, luz... son los únicos que están en operación.

El pleito entre los Demócratas y la Casa Blanca comenzó desde que Trump ganó la elección.

A lo largo del primer año de gobierno, los republicanos contaban con la mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado, lo que daba al presidente un margen de maniobra amplio para la aprobación de reformas. Desde que los republicanos perdieron el control de la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias de noviembre, la confrontación entre demócratas y el presidente Trump, en particular, ha escalado al punto en que el mandatario amenazó al Congreso con el cierre de gobierno si no se le aprobaban los recursos para su muro fronterizo.

Anuncios
Vídeos destacados del día

Nancy Pelosi y Chuck Schumer, los líderes demócratas en la Cámara y el Senado, respectivamente, han dejado en claro que su partido sí quiere seguridad fronteriza, pero no con muro de por medio; en tanto, Trump los acusa por no querer seguridad fronteriza y buscar fronteras abiertas, lo que, de acuerdo con los argumentos de Trump, trae a potenciales criminales y drogas de México hacia Estados Unidos.

Este cierre del gobierno muestra una vez más la incapacidad de Trump para lograr acuerdos y gobernar al país más poderoso del mundo.

El presidente opta por las rabietas y acusaciones en su cuenta de Twitter en lugar de buscar los acuerdos necesarios para evitar el cierre gubernamental y concentrarse en los problemas que afectan más a la sociedad estadounidense, impuestos, seguridad social, tiroteos, educación. Las señales que manda el cierre de gobierno al mundo confirman que el liderazgo de Estados Unidos ha disminuído, abriendo la puerta a otras naciones, entre ellas Rusia y China, para ocupar el lugar hegemónico que desde la Segunda Guerra Mundial es ocupado por Estados Unidos.

Anuncios

Ahora esa posición se encuentra vacante.