Decepcionante jornada de sesión parlamentaria este viernes para May. La Primer Ministro ha visto como el proyecto por el que ha trabajado tanto vuelve a ser rechazado, esta es la tercera ocasión, con una negativa de 344 votos en contra y 286 a favor. El Parlamento ha dicho no al Brexit. Incluso fue difícil que se abriese sesión de nuevo sobre el tema, sin embargo, gracias a un artilugio legal, partiendo el acuerdo en la votación de separación solo de Bruselas, se ha logrado sesionar encontrando igual que en otras veces oposición.

Anuncios
Anuncios

Todo esto pese a que el día 12 de abril de todas formas se ha de cerrar el acuerdo; Theresa May más que nada desea que la salida sea planificada y no se realice el acuerdo precipitadamente, no obstante, que esta es una opción muy posible, aunque también se podría optar por solo aplazar el acuerdo o intentar firmarlo individualmente con cada uno de los países de la Unión Europea.

¿Quiénes se oponen a May?

Los mayores opositores se encuentran en el Partido Laborista, quienes ven en el Brexit una oleada de desventajas más que de beneficios, principalmente económicos, pues se gravarían los aranceles y el libre comercio no podría fluir, además de la imperiosa necesidad de estabilizar las fronteras, principalmente las de Irlanda del Norte.

Jeremy Hunt, Michael Gove, Amber Rudd y Boris Johnson, posibles sucesores de May.
Jeremy Hunt, Michael Gove, Amber Rudd y Boris Johnson, posibles sucesores de May.

En cambio, para May esto es prácticamente irrelevante pues la finalidad de Brexit, desde su punto de vista, es la seguridad nacional, poder controlar quien entra y sale de su país, es más que evidente que para evitar el terrorismo; no olvidemos que ella es ultra conservadora, aunque también por cuestiones económicas, no obviemos las grandes contribuciones que hace el Reino Unido a la UE.

La opinión de la población británica sin embargo, está más que fija, desean un segundo referéndum, esta es una de las peticiones que se ha hecho durante las últimas manifestaciones callejeras contra May.

Anuncios

El pueblo que antes apoyaba enteramente el Brexit quiere volver a decidir, esto no porque no crean en el Brexit, sino más bien porque han perdido la confianza en que su Gobierno pueda negociar un buen acuerdo. Las encuestas de opinión son certeras, más del 68% de la población británica duda que el gobierno actual pueda firmar un acuerdo beneficioso.

La opinión pública no es favorable

La evolución de la opinión pública británica ha ido transmutando en estos dos años, de una confianza absoluta, pasando por el miedo a quedarse sin provisiones alimentarias o médicas en 2018, hasta llegar a lo que es hoy en día, enfado y decepción.

Los últimos días han sido excesivamente complicados para Theresa May, comenzando por la aparente conspiración que debió sufrir en que se pedía su dimisión, liderada por sus propios ministros quienes esperaban ver a David Lidington como su sucesor, aunque el negó una y otra vez esto en una entrevista televisiva, su nerviosismo lo delataba. Pero a ella no le importa si es necesario dimitir, con tal que el Brexit se lleve a cabo, incluso puso su renuncia sobre la mesa en tono temerario, sin embargo, solo el tiempo dirá si el forcejeo del Brexit hace a la dama de hierro moderna salir de su cargo.

Anuncios

Haz clic para leer más y mira el vídeo