Han pasado un par de semanas después de que se declarara contingencia ambiental en la Ciudad de México, Valle de México, Toluca y Queretaro; los niveles de contaminación llegaron a números alarmantes que, incluso, muchas instituciones públicas decidieron cesar sus actividades. Entre los más afectados se encontraron las escuelas, puesto que miles de estudiantes de todos los niveles dejaron de asistir a clases, lo que provocó que se atrasaran en cada uno de los programas de estudios.

El problema de la contaminación

Es importante hacer notar que actualmente Toluca y Ciudad de México, se perfilan como dos de las ciudades más contaminadas.

Todo esto derivado de las altas actividades industriales que se llevan a cabo, aunque también tiene mucho que ver la sobrepoblación que día a día avanza más. Pero, sin lugar a dudas, un punto importante para poder combatir los niveles alarmantes de CO2, según los gobiernos federales y estatales, es la regulación del transporte público, específicamente taxis.

¿Ayuda esto a combatir la contaminación? Si bien es cierto que hace falta una regulación de este medio de transporte, también debe apuntarse que éstos sólo son los causantes de un 30% del total de CO2 emitidos.

¿En qué consiste la regulación? Reemplacamiento y verificación. Estas dos medidas podrán sacar de circulación a cientos de unidades que desde hace años incumplen con la normatividad.

Sin embargo, detrás de estas medidas que a muchos les molestan, se encuentran algunos otros problemas como la inserción de compañías privadas como UBER y DIDI, las cuales ofrecen servicios de transporte de mejor calidad, según las opiniones de los usuarios. ¿Qué tiene que ver esto con la contaminación? La respuesta es que las unidades de esas empresas privadas emiten menos CO2 debido a que sus unidades son más recientes, cosa que no beneficia a los taxistas de sitio.

Gobierno federal y estatal buscan regular el transporte público

Las medidas que ha adoptado el Gobierno federal y estatal están enfocadas a regular el transporte público para que éste otorgue a los usuarios mayor confianza y seguridad. Al tiempo que esto se hace, los usuarios, en redes sociales, exigen de los taxistas mayor educación y respeto en el trato con los clientes y con los automovilistas, pues recordemos que una gran cantidad de accidentes viales suceden debido a la imprudencia de estos operadores.

Todo esto ha provocado en los taxistas molestia, pues sienten que su fuente de ingreso se verá afectada por las regulaciones que exige el gobierno y, peor aún, la operación de UBER y DIDI, lo que merma el número de usuarios que contratan sus servicios. Sin embargo, a todo esto, es claro que si se pone en funcionamiento estas medidas de regulación también deben de implementarse otras más que tengan que aplicarse a las industrias, y así poder atacar la emisión de gases tóxicos que provocaron la pasada contingencia ambiental en mayo de 2019.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más