El crecimiento y el aprendizaje de los niños se construyen en torno a un universo constituido por varias horas de Televisión al día. Este medio de comunicación es el más influyente, y tiene una capacidad de difusión más alta que la prensa, la radio o el internet. La inmediatez del mensaje televisivo llega muy rápido a la gente y tiene una gran participación en el proceso educativo de los niños.

Los especialistas señalan que no es raro que los bebés, desde los nueve meses miren televisión.

Esta caja de imágenes, sonidos y colores capta la atención de los pequeños y se convierte en parte del ambiente en casa. Los niños, a partir de los tres años, necesitan interpretar lo que ven en la televisión, al igual que comprender el rostro de sus padres, de los hermanos y las hermanas o de la forma de los objetos de su habitación. Ver Tv, simplemente es una actividad que los entretiene.

Menos horas frente al televisor y más tiempo para la lectura

Expertos afirman que en Estados Unidos, más del 80% de los hogares tiene - por lo menos - un televisor.

Mientras el promedio de tiempo que los niños y adolescentes destinan a ver televisión es de 22 horas semanales. Estas estadísticas preocupan a los padres y maestros, porque en ocasiones los niños consagran más tiempo a la pantalla chica, que a la escuela.

Es una responsabilidad de los padres controlar el tiempo que sus hijos destinan a ver televisión, porque los niños pueden dedicar más tiempo a la pantalla chica que a sus estudios y, ciertamente, la televisión representa un fundamento importante para la concepción infantil del mundo.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Es muy probable que el hecho de dedicar muchas horas diarias a ver televisión pueda desviar a los niños de otras actividades culturales importantes como, por ejemplo, la lectura o la realización de las tareas escolares.

Los psicólogos advierten que, con demasiada frecuencia, los niños pasan más tiempo en una relación pasiva con el televisor, que en un intercambio activo con su familia o amigos y muy especialmente si es hijo único.

La familia y la televisión

En términos generales hay dos tipos de familias: aquellas que conectan la televisión durante las horas de comida y las que excluyen la intromisión del televisor mientras se alimentan. Lo ideal es evitar ver televisión mientras la familia se reúne en la mesa para comer o conversar, porque estos son momentos de unión familiar y la televisión es un elemento distractor que bloquea la comunicación.

Durante los tiempos libres es conveniente permitir que los niños pequeños vean televisión, pero es necesario controlar la programación de lo que los chicos ven en la tv.

Es aconsejable que los padres vean programas con sus hijos, ayudándolos a comprender, para que se convierta en un proceso de adquisición cognitiva y no en un hecho casi hipnótico.

La intervención oportuna de los padres en la relación del niño con la televisión atenúa los efectos negativos que puedan tener escenas con violencia o sexualidad. Desafortunadamente, en la actualidad los padres no miran televisión con sus hijos, y no supervisan efectivamente lo que los niños ven.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más