Hace ya casi un año que el gobernador de Veracruz tomó el poder del Estado y con ello el infierno que construyeron el PRI y el PAN con las personalidades nefastas de Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte de Ochoa y Miguel Ángel Yunes, por nombrar a algunos. Sin embargo, también era consciente de la responsabilidad que conllevaría gobernar para los veracruzanos, pero sin duda que hasta ahora solo se ha convertido en el títere del nepotismo, la burla de políticos corruptos y una marioneta del narcotráfico.

Veracruz es el Estado más peligro del país

Un primer lugar en feminicidios, ataque a los medios honestos y sus periodistas, lugar de narcotraficantes (cual si fuera su casa, haciendo y deshaciendo a diestra y siniestra), robo (políticos y sociales), secuestros, balaceras, entre otros.

El foco rojo se hace en la muerte a mujeres, pero sin duda que todo lo anterior es para alertar, y a ello se suma el emprobecimiento de un Estado rico en naturaleza, petróleo, etc.

La sangre corre vehemente por las calles de su capital que un día fue cuna de los Estridentistas y el cambio a una mejor sociedad. En las costas, los mares se vuelven rojos con las masacres, por ejemplo Coatzacoalcos; la tierra se llena de cadáveres con las fosas encontradas. ¿Y dónde está el Gobierno que debe defender a su pueblo?

Soldados que intimidan y policías enemigos

En las calles los soldados caminan intimidando al obrero, a la mujer libre, al estudiante en su libertad de expresión, a los periodistas mostrando la verdad, a las familia que luchan por sobrevivir. El policía no es amigo, se convierte en un enemigo, pero seamos honestos, el problema viene desde la cabeza del poder, solo obedecen. No obstante ese que es nuestro ángel de la guarda nos asesina cuando debería voltear la cara y asesinar al mal (gobierno corrupto).

Hace una semana en algunos pueblos hubo manifestaciones en las cuales se exigían diferentes acciones.

No se ha respondido con el diálogo que se esperaba, en cambio un montón de policías y la guardia nacional arremetían contra ellos dando golpes con puño cerrado, patadas, palazos... Y allí sí actúan contra el pueblo trabajador; los narcotraficantes andan por las calles como ellos y la guardia no hace ni mutis, o ¿será que el gobierno es el narcotráfico?

La idea no es descabellada cuando uno piensa y analiza que Veracruz tuvo un gobernador que ahora vive en la cárcel con todas sus comodides, sin esconderse y sin miedo y burlándose no solo de un estado, sino del país entero; o cuando en los pueblos mágicos las casas en los ranchos o haciendas tienen una construcción de más de 100 millones donde un trabajador promedio de Veracruz no alcanza ni en 10 años, o mejor dicho, en toda su vida.

Muchos profesionistas salen de su tierra a busca el sueño -no americano, sino nacional-. A los pequeños empresarios se les decomisan fraudes, a los vendedores ambulantes la muerte, a los niños el vivir, a nuestro Veracruz, lo Heróico.

El Estado está en caos con un gobernador ineficiente, con comité de apoyo paralizado, con un narcotráfico que ordena, que manda, que es dueño hasta de la Bamba. Cuitláhuac que necesita de un mejor gabinete o Cuitláhuac que debe hacer lo correcto por ética, por amor, porque lo prometió el día de la protesta.

Decía Usigli: "Una consciencia, una nación". Yo digo, un Veracruz, todos veracruzanos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más