La alimentación en las grandes ciudades y en las comunidades agrarias tienen grandes diferencias, es cierto que en el campo se come mejor por la cercanía a los cultivos, pero algunos factores pueden desmejorar esta ventajas, especialmente las intensas lluvias, sequías o la proliferación de plagas que dañen los cultivos; pero por medio de la aplicación de técnicas industrializadas en las comunidades agrarias se garantiza un mayor acceso a los alimentos saludables.

Algunas investigaciones revelan que, desde hace poco más de un siglo, la urbanización no ha dejado de ganar terreno, no obstante, en las ciudades y en los alrededores de concreto, el aire puro, la vegetación, las aves, los jardines y los alimentos típicos son un sueño, que siempre se podrá satisfacer mediante las vacaciones, usualmente demasiado cortas.

El citadino encuentra poco natural este modo de vida, olvidando que sus abuelos huyeron de la granja incómoda que ya no los alimentaba, a pesar de trabajar sin descanso. Para comer suficiente era necesario producir más y cultivar de otra manera. Sin embargo, comenzar a cosechar los alimentos en forma rentable, demanda otras especies, nuevas variedades de cultivos, diferentes abonos; pero también menos brazos y más máquinas.

Los cambios en la vida del campo

Las facilidades, a veces pequeñas, pero innegables en comparación con las condiciones de vida de las generaciones precedentes, han traído cierta comodidad.

Algunos expertos afirman que aunque la vida en el campo no siempre es fácil, el campesino de hoy puede llegar a poseer muchas comodidades, que antes solo se veían en las ciudades. Sin embargo, los trabajadores de campo no son solamente los grandes beneficiarios de este cambio, sino los fabricantes de tractores y de material agrícola, de abonos y de alimentos para el ganado, conjuntamente con todos los sectores de la industria agro-alimentaria.

Los medios de producción se han transformado, en beneficio de la alimentación humana y para proteger la aparición de hambrunas en las sociedades.

Los mecanismos empleados para aumentar la producción de alimentos han tenido siempre su impacto en el ambiente, en las cualidades gustativas y en las propiedades nutritivas de las comidas. Los alimentos son todas las sustancias nutritivas, que necesita el organismo humano de los seres vivos para el mantenimiento de sus funciones vitales y de allí se deriva su importancia para la subsistencia del hombre.

La alimentación en las naciones desarrolladas

Sin embargo, en los países con altos niveles de vida y con alimentaciones variadas, suelen presentarse ocasionalmente algunos problemas, entre ellos las producciones excesivas de algunos rubros alimenticios.

Igualmente, el consumidor de las ciudades ya no tiene el tiempo de cumplir con las tareas que requieren las preparaciones culinarias, lo que promueve la aparición de alimentos instantáneos o listos para comer, los cuales antes no existían en los mercados.

Otra desventaja relacionada con la forma de alimentación predominante en las grandes ciudades, surge porque las recetas caseras no se realizan de la misma manera que se preparaban en las comunidades campesinas. Con la llegada de la modernidad, se utilizan aditivos químicos con frecuencia necesarios, no siempre indispensables y, a veces, poco convenientes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más