La cirugía estética se ha divulgado al alrededor del mundo, debido a los cambios en las formas de asimilar la belleza, especialmente la femenina, labios inyectados, narices súper perfiladas, levantamiento de los pómulos y agrandamiento de los senos, se cuentan entre las múltiples opciones que cada día ganan más adeptos en el mundo.

Pero puede tratarse no solo de belleza, sino de verdaderas reparaciones; tales como los casos de quemaduras o de heridas grandes, porque hay que volver a colocar la piel donde no hay y acudir a los injertos. Puede tratarse también de corregir un aspecto que se considera poco atractivo, como las arrugas o la psotis cutánea, en estos casos se refiere a un remodelaje o lifting.

La magia de los injertos

Algunos especialistas en cirugías plásticas, explican que los injertos llevan a un punto del cuerpo un pedazo de piel sacado de otra parte. Como las células poseen un código genético y una marcación que las hace admitir o rechazar las células extrañas, casi siempre se hacen los autoinjertos. Pero este procedimiento no se puede aplicar a grandes superficies de la piel. Los injertos pueden referirse a:

La piel total: los resultados estéticos son buenos, pero hay que buscar un sitio donde la piel sea exactamente igual a la del sitio que se va a reparar, y volver a cerrar quirúrgicamente; este procedimiento solo es posible en pequeñas superficies de la piel.

A un pequeño espesor de la piel: Puede ser un área de 0,3mm, separado con una especie de navaja de afeitar, el lugar de donde se saca cicatriza solo y sin dejar huella, pero la calidad estética obtenida es menos buena.

Las ventajas del lifting para mejorar la piel

Los especialistas explican que esta es una técnica que consiste en separar la piel de los músculos subyacentes, en despegar progresivamente por medio de una operación delicada que debe evitar el trayecto del nervio facial, a fin de volverla a poner correctamente para suprimir la psotis y borrar los pliegues, muchos de los cuales suelen formarse alrededor de la nariz o los labios.

Las incisiones del lifting se hacen en los puntos donde las cicatrices sean poco visibles, como el cuero cabelludo o detrás de las orejas. Los buenos liftings implican enormes despegaduras, cuya perspectiva con frecuencia aterra a los pacientes.

Los liftings tiene una duración de 8 a 10 años, a veces de por vida.

La hospitalización ya no es larga, ni las secuelas desagradables. Los pacientes después de este procedimiento estético pueden tener la cara hinchada y con equimosis durante tres semanas. Los expertos afirman que se requieren unos 2 ó 3 meses para volver a tener cierta flexibilidad en la expresión.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!