El Video Assistent Referee (VAR) llegó para ayudar a los silbantes de mejor manera, y evitar que un error de marcación o de juicio ayudara o perjudicara a un equipo. Antes de la asistencia de la tecnología, los árbitros solo tenían una milésima de segundo para ver las jugadas y otra más para emitir un juicio sobre ella, lo cierto era que muchas de esas jugadas eran infinitamente más rápidas que los ojos de cualquiera en la cancha. Con la llegada del VAR terminaría todo eso pero ¡Oh decepción!, se ha vuelto más un problema que solución.

Rechazo hacia el VAR

En el caso particular de México, la opinión pública ha pedido que se retire definitivamente la tecnología del futbol, porque al parecer, “no sirve para nada”, algo totalmente falso. El Futbol no podía ser ajeno a la gran revolución tecnológica que vive nuestro mundo y este deporte, que tanto tiempo tardó en modificar sus centenarias reglas, también demandaba un paso hacia el futuro.

La tecnología es buena, siempre y cuando se esté capacitado para utilizarla de manera correcta, lo que a los árbitros de la Liga MX y muchas otras en el mundo les hace falta.

Este artefacto no debe ser considerado el enemigo público de nuestro deporte, sino una grandísima área de oportunidad para hacerlo más aseado y justo.

Arturo Brizio, presidente de la Comisión de Arbitraje, ha dejado en claro su incompetencia para imponer orden entre sus árbitros, situación que se nota cada vez que intervienen durante un partido. No se sabe a ciencia cierta si son los integrantes del VAR los que pitan los partidos, es el cuarto oficial o si es el central, quien sigue teniendo la última palabra.

Es un descontrol brutal.

Disparidad en los criterios

El criterio de un árbitro es tan individual como el árbitro mismo, esta es la causa principal de que haya tantas polémicas en jugadas que siendo tan similares no se marquen de la misma manera, la unificación de los criterios no se puede dar por el simple hecho de que ningún juez va a ver o pensar lo mismo que otro, lo correcto sería modificar el reglamento establecido por la FIFA y dejar las jugadas menos posibles a raciocinio del colegiado.

Los arbitrajes tendenciosos

Siempre ha existido ese debate en el mundo de la pelota, que si ayudan a tal equipo con arbitraje, si lo perjudican porque el entrenador, dueño o presidente de alguna escuadra no es bien visto por los árbitros o cualquier situación que se nos venga a la mente. La teoría era que con la ayuda tecnológica ese debate y especulaciones iban a terminarse, pero eso lamentablemente no ha sucedido y por el contrario se ha agudizado más este tema.

Es increíble que con algunas escuadras se utiliza el VAR a diestra y siniestra y que con otros o no se use, o se utilice para perjudicarlos.

Existe un verdadero cochinero en la comisión de árbitros que nadie quiere limpiar y mientras esto siga así, los amigos de Brizio van hacer lo que ellos quieran cuando ellos quieran, ayudar a quienes crean conveniente y dañar a quienes no les caigan bien, dejando de lado su profesionalismo.

Quien dijo que el VAR iba a terminar con la polémica estaba muy equivocado. La polémica es tan parte del juego como la pelota misma, si la erradicas (que es imposible), matarías una de las emociones, que vuelve el juego interesante y apasionante.

Los árbitros tienen derecho a equivocarse como un futbolista al dar un pase o fallar un gol, como un entrenador al errar un cambio o plantear mal un partido, porque todos son seres humanos y equivocarse es parte de nuestra naturaleza.

Lo que no se puede permitir es que exista gente con nula capacidad para dirigir un encuentro por el camino de la justicia, que estén ahí porque son amigos del presidente, que se equivoquen y no se les castigue, porque contrario a los futbolistas y entrenadores, los árbitros ya cuentan con una segunda oportunidad. Si la desaprovechan sería más que imperdonable.

Sigue la página Liga MX
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!