El Internet ha posibilitado el acceso a una gran cantidad de documentos de todo tipo, que permiten a los usuarios la obtención de un conocimiento, que de otra forma les hubiera sido imposible. En el caso del arte y la cultura, esto ha sido tanto una cuestión positiva, como una negativa y ejemplos sobran. Al respecto, hay uno sobre Joy Division, que ha recobrado interés por sus fans últimamente: un viejo VHS, bajo el nombre "Here are the young man".

La rara grabación se llevó a cabo, durante los años de 1979 y 1980, cuando Ian Curtis, Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris se encontraban de gira por Inglaterra, Países Bajos y Bélgica junto a los Buzzcocks; con quienes tuvieron una problemática relación, que se acentuaría en esta serie de conciertos, a raíz de la pésima paga que los Joy Division recibían, en comparación con la banda de Pete Shelley (sólo £1.50).

El video que deja nota de ello fue liberado en formato VHS y Betamax hasta septiembre de 1982, dos años después de la muerte de Curtis, por Factory Records y nunca fue redistribuido ni en DVD o Blu-Ray, razón por la cual, la mala calidad permea como producto del uso de cintas de media pulgada, cuya visualidad no es comparable con nuestros estándares de alta fidelidad. Aun con todo, la grabación de casi una hora permite capturar la esencia de la banda, durante su época de ascenso.

Aunque tal documento es ya de por sí un dato curioso, otro que habría de mencionarse sobre el mismo, es que, si bien está sellado por Factory Records, que lo establece dentro de su catálogo con el número 37 (FACT 37), también se encuentra en el de IKON FCL con el número 2, una productora y transmisora de radio y televisión de Países Bajos, que apenas despegaba.

Un show ‘raro’

Si bien es sabido que la gira con los Buzzcocks aseguró el despegue de la carrera de los Division y la posibilidad de ser escuchados por muchas más personas, no todo era bien percibido por Curtis y sus compañeros, pues las diferencias entre ambos proyectos fueron tantas, que pronto comenzaron los problemas que se acentuaron, desde el primer concierto de la gira.

La leyenda cuenta que, en la primera fecha (27 de octubre de 1979) en el Apollo Theater de Manchester los Buzzcocks se "las arreglaron" para dificultarles la presentación y el primer golpe surgió con el recorte del show a la mitad, pues pese a que este se había previsto de una hora, al final sólo les fue posible estar 32 minutos en el escenario, por supuesto, incluyendo el aparente soundcheck, que no realizaron.

El video da cuenta de ello y una vez arriba del escenario, se observa a Ian y compañía tocar a ciegas y afinando las guitarras desde Dead Souls, la canción con la que abren. Además, el tiempo es mucho más lento y hay problemas notorios para armonizarse entre los tres músicos, además de algunos siseos. No obstante, Ian se observa enérgico, haciendo su característico baile y apropiándose del escenario, que domina con su voz.

Sin monitores, Hook, Sumner e Ian tenían que acercarse más de lo normal a la batería de Morris, a fin de poder mantener el ritmo a lo largo de cada entrega, lo que sucede de manera notoria en Love will tear us apart, pues hasta los chicos se pierden en las sombras del video, muy cerca de un Morris del que apenas brillan los platillos.

En estas sombras también se pierden durante algunos segundos de más, para acordar la siguiente canción a interpretar, pues también se cuenta que al subir al escenario llevaban un line-chek “malamente logrado y acomodado durante el set”.

Tales situaciones se matizan en la grabación, cuando la filmación cambia a la segunda fecha en el mismo Apollo (el 28 de octubre de 1979), pues Day of the Lords hace su entrada limpia, aunque con algunos siseos al final, pero con el nerviosismo de los músicos disminuido. Inclusive, todos están en sintonía al frente del escenario y sólo realizan algunos movimientos naturales, hacia la parte de atrás.

Resulta interesante que los realizadores del video hubieran hecho este repentino cambio de escenario, tal vez porque era una de las canciones que querían incluir en la grabación, pero que en la primera fecha no pudo realizarse por la limitación del tiempo, impuesta por los Buzzcocks.

Las problemáticas se observan más detalladamente, al compararlas con las grabaciones de su primera fecha en Países Bajos (el 18 de enero de 1980), que inicia con Digital y concluye con Autosuggestion y que completa el playlist restante de la joven banda.

El VHS retoma el segundo concierto de Manchester, sólo con Transmission y Sound of music, para concluir de vuelta en el atropellado show de la primera fecha con She’s lost control, They walked in line y I remember nothing, donde de nuevo se aprecian las conflictivas situaciones a las que se enfrentaron, pero a las que se sobreponen.

Recepción

Dicen que las dificultades hacen que quienes las venzan brillen con más fuerza, lo que al parecer fue el caso de la banda inglesa, pues aún con una conflictiva presentación, se escucha a una multitud gritar y aplaudir en el video que pasó a la posteridad, como una muestra de su grandeza musical y su capacidad de entrega.

Tales características son las que hicieron a esta banda aún más grande y que, a través de este video, es posible capturarla en su esencia más pura, que nos da una idea de cómo era escucharlos en vivo, "revivirlos" con todos sus defectos y virtudes.

Es posible que esta situación fuera la que permeara entre la crítica de la época, que recibió a un Joy Division, ya no como un "favorito de la prensa", sino también como seres humanos, que se sobreponen a las dificultades, con tal de entregar su Música.

Aquí el video completo:

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!