El catálogo de Netflix parece estar decidido a sacarle provecho al público cautivo del que goza en la actualidad, 'echando toda la carne al asador' con nuevos contenidos y continuaciones de producciones exitosas, como el caso de El stand de los besos que ha registrado el día de hoy su segunda parte, todo, ante la buena acogida que tuvo por parte del público.

El estreno

Con la típica fórmula de los romances adolescentes, Netflix volvió a conectar con el público juvenil de su plataforma, de ese modo, prontamente se convirtió en tendencia de búsqueda, y aunque no tuvo buenos comentarios, por la crítica, ha llegado la parte número dos este 24 de julio.

La trama vuelve a girar en torno a los conflictos amorosos de ‘Elle Evans’ (Joey King) quien luego de enamorarse de un chico mayor en la secundaria, tiene que lidiar ahora con la distancia de su amado quien se fue a la universidad, una vez consumado su amor prohibido en la primera entrega.

Las cosas se complican cuando en medio de las peripecias, un nuevo hombre llega a la vida de ‘Elle’ en su último año de escuela y por supuesto, poniendo a prueba su amor con el hermano mayor de su mejor amigo.

Como recordarán los que pudieron ver la primera entrega de la cinta, todo el amor de los jóvenes se consuma en el llamado Stand de los besos, cuando al recaudar fondos para una causa, los protagonistas se besen con ese pretexto y de ahí surge el amor.

Bien, pues la segunda parte no es distinta, pues de acuerdo con los adelantos de los trailers, la fórmula se repite.

Lo malo de lo malo

La trama es tan ilógica y atropellada que los eventos que la sostienen son más bien torpes accidentes, no obstante, algo que para muchos dejó un sabor de boca amargo fue el halo de violencia sexual naturalizada contenida en la película, pues todo el argumento da inicio cuando la protagonista el literalmente agredida sexualmente por un compañero de escuela y no solo no recibe un castigo ejemplar, sino que en un giro absurdo ella decide salir con él.

Esto no es poca cosa, pues al ser un público joven y con poco criterio, es fácil que los espectadores crean que esa es la forma de acercarse a una mujer. Después, con toda la ola de corrección política que se vive, llama la atención que las voces prohibitivas no hayan alcanzado a una película con tan pésimo mensaje.

Esas voces inquisidoras alcanzaron en los últimos días a 'Lo que el viento se llevó', en HBO ocasionando su suspensión y revisión.

Hablamos de un clásico que cambió la forma de ver el Cine décadas atrás que de todos modos no debería ser juzgada con los estándares actuales. Así, aunque tampoco es preciso buscar la cancelación de El stand de los besos 2, es justo señalarlo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!