Un incremento de las desigualdades sociales, más pobreza extrema, desnutrición y desempleo son algunos de los efectos devastadores que la pandemia de coronavirus está ocasionando en muchas naciones, especialmente en las comunidades más pobres y vulnerables.

La emergencia internacional provocada por la rápida propagación del coronavirus en Asia, Europa y América no ha sido controlada por los Gobiernos, ni por las empresas farmacéuticas que aún no han desarrollado una vacuna eficaz que prevenga el contagio de la enfermedad respiratoria del Covid-19.

Al respecto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha explicado que se espera que la pandemia se logre controlar, al menos, para el verano del 2021, no obstante, algunos sectores criticaron estas declaraciones, tras las elevadas curvas de contagios y muertos que se siguen registrando en esta nación norteamericana.

Ciertamente, las autoridades sanitarias de naciones como México, Colombia, Chile, Costa Rica, Argentina y Guatemala han difundido a través de los medios de comunicación y las redes sociales información sobre la epidemia del coronavirus, pero mucha gente todavía no cumple con las medidas preventivas y esta enfermedad respiratoria continúa propagándose sin control.

Desde el inicio de la pandemia, las curvas de contagio no han descendido lo suficiente y siguen reportándose miles de muertos diarios por Covid-19 en todo el mundo. Hay que reconocer que las autoridades gubernamentales de varias naciones realizan intensas jornadas de desinfección en zonas rurales y urbanas, pero no han arrojado resultados alentadores que permitan determinar, a corto o mediano plazo, el final de la pandemia.

La precaria situación socio-económica de algunos países tercermundistas como Brasil, Honduras, El Salvador, Colombia, México, Nicaragua, Argentina, Paraguay, Perú y Panamá se acentúa por el cierre de empresas y la suspensión temporal de las oficinas públicas. Los índices de desempleo aumentan en Latinoamérica, deteriorando severamente el poder adquisitivo de los trabajadores.

Crecen los empleos informales, tras la pandemia

Los empleos informales han comenzado a crecer en las naciones del Tercer Mundo, básicamente conformados por trabajadores que se perciben un sustento económico diario por medio de ventas de mercancías en las calles y, en algunos mercados populares, los cuales están abierto solo medio día y algunos días específicos de la semana.

Autoridades locales de países como: Cuba, Nicaragua y República Dominicana, entre otros, han detectado nuevos brotes de coronavirus en los mercados públicos. Los centros hospitalarios de algunas naciones latinoamericanos están abarrotados de pacientes infectados con coronavirus, y corren el peligro de fallecer por esta mortal enfermedad; la cual hasta ahora no tiene cura.

Científicos internacionales buscan desarrollar la vacuna del coronavirus

Mientras, voceros de la Organización Mundial de la Salud, OMS, informaron que, a pesar de los grandes esfuerzos que se realizan a nivel científico para desarrollar una vacuna que proteja a la gente de infectarse de Covid-19, todavía no se han logrado resultados satisfactorios, ni tampoco existen medicinas efectivas para curar a los seres humanos del mortal virus.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!