El año 2020 representó para la mayoría de las familias de Latinoamérica un retroceso económico, porque muchos trabajadores perdieron sus empleos formales o informales por la pandemia. Otros perdieron sus casas, autos y comercios, debido a fenómenos naturales derivados del cambio climático, entre ellos: huracanes, tornados, intensas lluvias, inundaciones, deslaves o derrumbes. Esto ocasionó que las Navidades para la gran mayoría de los niños sea pobres este 2020.

Los efectos devastadores provocados por la pandemia de coronavirus afectaron a la infancia en el continente Latinoamericano, porque muchos niños se quedaron sin acceso a la educación básica, por la suspensión de las clases presenciales.

Los ofrecimientos gubernamentales en relación a clases por internet también han sido un gran fracaso en la región. La gran mayoría de los niños no tiene servicio de internet en sus hogares y tampoco computadora. Los padres no saben educar a sus hijos en casa y no tienen tiempo para ponerse a estudiar con sus chicos, ni hacer tareas escolares. Sin duda, esto es un gran retroceso educativo, que sigue afectando duramente a la infancia.

Este año 2020 no habrá una gran mesa repleta de comidas de Navidad en la mayoría de los hogares de Latioamérica, ni tampoco ropas, ni zapatos nuevos, ni regalos, ni juguetes en la inmensa mayoría de los países hispanos, entre ellos: Brasil, Colombia, Perú, El Salvador, Bolivia, Guatemala, Argentina, Bolivia, Haití, República Dominicana y Panamá.

La pandemia del COVID-19 derrumbó los planes económicos previstos para el año 2020. Los trabajadores no pudieron asistir a sus sitios de Trabajo para evitar contagiarse con el mortal virus, muchas empresas reportaron enormes pérdidas económicas y despidieron a millones de trabajadores.

Mientras, tanto el empleo informal comenzó a crecer, tras la necesidad de mucha gente de cumplir con el confinamiento obligatorio exigido por la mayoría de los Gobiernos de la región.

Continúa creciendo el empleo informal, en medio de la pandemia

Millones de profesionales se vieron en la necesidad de comenzar a generar obligatoriamente ingresos económicos desde casa. Se fortaleció el empleo en línea, pero adicionalmente también creció la realización masiva de trabajos domésticos como la costura, la venta de alimentos cocinados en casa y la comercialización de productos de consumo masivo por medio de las redes sociales.

Contrario a las débiles expectativas económicas derivadas de la pandemia, los sectores empresariales que obtuvieron mayor crecimiento económico fueron las empresas privadas que comercializan productos por internet y realizan entregas directas en las puertas de los hogares, las plataformas educativas digitales, los periódicos digitales y otros empleos para profesionistas que se realizan online, entre ellos: la contabilidad, el periodismo y el mercadeo digital.

Las expectativas para el año 2021 no son halagadoras, debido a que la pandemia de coronavirus no ha sido controlada por los Gobiernos más poderosos del planeta, como: Estados Unidos, Reino Unido o Alemania.

El coronavirus sigue propagándose en el mundo

Las muertes por el COVID-19 siguen aumentando y los contagios no se han detenido.

Una señal positiva ha sido la creación de la vacuna, pero aún no ha llegado a la mayoría de los países y miles de millones de ciudadanos en el planeta no han sido vacunados contra el coronavirus. Adicionalmente, se desconoce cuándo podrán recibir la anhelada vacuna, que inmuniza el cuerpo humano del contagio de esta mortal enfermedad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!