Según la Organización de las Naciones Unidas, ONU, las cifras de pobreza crecieron a 55 millones de personas, lo que equivale a ocho millones más en comparación con el año 2019. Esto como consecuencia de las caídas registradas en el empleo formal y tras perderse, al menos, 22 millones de puestos de trabajo, debido a la grave pandemia de coronavirus que azota al planeta y que ha afectado principalmente a la mayor economía del mundo.

Los niveles de pobreza en Estados Unidos siguen creciendo, en medio de las serias dificultades que ha ocasionado la pandemia del coronavirus en todo el territorio, el cual por ahora parece indetenible, pese a los grandes esfuerzos gubernamentales por apoyar a los sectores poblacionales más vulnerables del país.

Para mitigar los efectos dañinos que la pandemia está ocasionando en Estados Unidos, el nuevo presidente que asumirá esta semana, Joe Biden, ha anunciado que ejecutará un plan de 1.9 billones de dólares para combatir la pobreza y el virus mortal.

La clases sociales media y baja han visto desmejoras importantes en su calidad de vida, como consecuencia de la reducción de sus ingresos económicos mensuales y tras la pérdida importante de empleos formales en las familias, para comenzar a realizar algunas actividades productivas informarles.

Es cierto que estas actividades económicas les proveen a los estadounidenses desempleados un ingreso mensual, pero muchas veces inestable o insuficiente para enfrentar los gastos familiares. Al respecto, desde el Gobierno de Trump se vienen aprobando algunas ayudas importantes, tales como los pagos directos de alquileres a aquellas familias más vulnerables.

Los planes de ayuda económica en EEUU deberán prolongarse

No obstante, lo importante no es apoyar a los más pobres con planes de ayuda que puedan durar unos tres meses, porque desafortunadamente para el pueblo estadounidense la pandemia ha empeorado y la crisis sanitaria, lejos de mejorar se ha extendido, especialmente a partir de la aparición de la nueva variante de coronarivus.

Adicionalmente, la llegada de un nuevo presidente no parece tan esperanzadora para muchos, especialmente para quienes ya han perdido familiares cercanos por el peligroso virus o tienen a sus seres queridos contagiados.

Biden toma a un país con serias dificultades y muchos esperan que realmente el cambio de Gobierno sea positivo, en medio del caos reinante en el país, como resultado de los daños económicos y el colapso de ciertos servicios de salud.

Hay que recordar que algunos hospitales están colapsados, porque el número de contagios no se ha controlado como muchos esperaban.

Estadounidenses espera que las vacunas recuperen la esperanza perdida, tras la pandemia

Las inversiones del plan de Gobierno de Biden deben realizarse pronto, para mitigar los daños a la economía y a las millones de familias que cada día soñaron con un mundo mejor para sus hijos y nietos. Solo habrá que esperar y anhelar que todos los esfuerzos del Gobierno estadounidense, incluyendo, las vacunas, realmente sean efectivos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!