Los violentos ataques ocurridos el pasado miércoles 6 de enero en el Capitolio, en las ciudad de Washington, aumentó la preocupación entre los ciudadanos estadounidenses, quienes llevan más de un año con las complejas situaciones que ha ocasionado la pandemia y sus efectos sobre la economía de las familias.

Los estadounidenses están enfrentando un tiempo muy complicado, debido a la gran cantidad de personas que han fallecido por el coronavirus y los pacientes que permanecen recluidos en centros médicos. Ahora, tras los intensos ataques al Capitolio se sienten con menos esperanzas, especialmente porque muchos esperaban que la transición del cargo presidencial se realizara en condiciones pacíficas.

La culminación del período presidencial de Donald Trump no debió promover un nuevo saldo de fallecidos, ni de heridos, tampoco ocasionar daños materiales, porque esto no es un ejemplo digno de un mandatario de una nación.

Muchos ciudadanos alegan que los disturbios incitados por Trump representan un duro golpe a las instituciones democráticas, porque si la mayoría de los votantes eligieron a Joe Biden como presidente, lo hacen con el objetivo de comenzar a instaurar cambios significativos en el país. Y desconocer los resultados electorales es algo en lo que la mayoría de los estadounidenses no están en desacuerdo.

Los ataques violentos no son un buen ejemplo para los niños y jóvenes, hay que orientarlos

Promover acciones de violencia en contra del Capitolio estadounidense, para intentar imponer su posición ante los demás tampoco es un ejemplo digno para los niños y jóvenes. Este sector poblacional se encuentra actualmente en una etapa de formación muy importante por sus edades y, sin duda, serán los padres o cuidadores quienes deban explicarles a sus hijos por qué ocurrieron estas situaciones peligrosas en la Casa Blanca.

Bastantes valores se les enseña a los niños y jóvenes en las escuelas, colegios, universidades o academias para que sea el mismo presidente Trump quien organice grupos violentos para que causen destrozos en el Congreso.

Los disturbios en el Congreso de EEUU son más daños para las familias

Las familias están bastante golpeadas frente a los graves problemas que no solamente están enfrentando por la pandemia, sino por la debilidad económica en la cual han caído, tras otras situaciones como los efectos devastadores de los huracanes, que ya son parte hasta normal para muchos de ellos, pero muy difíciles de enfrentar todos los años.

Las familias estadounidenses están a la espera de que el Congreso estadounidense retome el control de las acciones gubernamentales, de la mejor manera posible, para que los niños y los jóvenes puedan ver el futuro con mayor esperanza, a pesar de las complicadas situaciones que deben enfrentar diariamente por la pandemia de coronavirus.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!