Los estadounidenses están a la expectativa en torno al inicio del nuevo período presidencial, que comenzará el próximo miércoles 20 de enero, cuando Joe Biden asuma el control gubernamental del país, tras ganar las pasadas elecciones presidenciales. La nación enfrenta graves problemas derivados de la pandemia, mientras las familias más vulnerables claman por ayuda económica.

Las familias de de clase económica baja y media podría comenzar a enfrentar durante este año 2021 más problemas, básicamente generados a partir de la aparición de una nueva variante de coronavirus, que pudiera agravar más la difícil situación económica y sanitaria que actualmente los agobia.

Algo que está claro para Biden y su equipo gubernamental, desde hace tiempo.

El arribo del presidente electo Biden al poder contará con un plan de 1,9 billones de dólares destinado a respaldar a la mayor economía internacional, la cual ha sido duramente golpeada por la pandemia.

Muchos han sido los sectores económicos estadounidenses que han sufrido el fuerte impacto del coronavirus, entre ellos empresas turísticas, de entretenimiento, de bienes raíces o del sector de alimentos, entre otros. Algunas compañías se han visto en la urgente necesidad de reducir sus plantillas de trabajadores, lo que ha dejado a muchos empleados técnicos, de base y profesionales desempleados.

Biden debe luchar por la aprobación de varias iniciativas de ayuda para los estadounidenses

Sin embargo, ya Biden ha anunciado que el apoyo a las familias desempleadas llegará. Su Gobierno tiene previsto destinar, al menos, 1 billón de dólares a pagos directos de 1.400 dólares, siempre y cuando esta iniciativa sea aprobada previamente por el Congreso.

El plan de Biden también contempla la cantidad de 415.000 millones de dólares para incentivar la aplicación de la vacuna contra el Covid-19; además de 440.000 millones de dólares que se destinarán a respaldar financieramente a las pequeñas empresas.

Ciertamente, los estadounidenses están enfrentando gravísimos problemas, los cuales se agravaron desde el año pasado por la pandemia de coronavirus que ha opacado los planes de muchos empresarios e inversionistas en esta nación de Norteamérica.

El Gobierno de Trump lo tenía claro, lo que significa que de alguna forma, a Biden le corresponderá dar continuidad a muchos de los proyectos que anteriormente había iniciado el magnate republicano.

Un respaldo económico que muchos esperan con ansias, especialmente frente a lo que probablemente les corresponda enfrentar este año 2021. La pandemia no ha sido controlada en EEUU, el mortal virus ha seguido un camino que parece indetenible y ahora tiene nuevas variantes.

La esperanza de los estadounidenses se ha centrado también en las vacunas

Sin duda las jornadas de vacunación desplegadas en todo el territorio estadounidense representan una esperanza y aliciente para muchos, pero su efectividad real en el control de este virus asiático aún falta por comprobarse.

Mientras tanto, muchos estadounidenses siguen a la espera de un período presidencial mucho más alentador, en medio de los severos problemas que los azota en este tiempo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!