El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha manifestado su interés en continuar apoyando a los migrantes centroamericanos, a través del diálogo y el entendimiento, tras solicitar al presidente electo, Joe Biden, impulsar la reforma migratoria.

AMLO ha sido claro en que los migrantes ilegales provenientes de Centroamérica necesitan ayuda, especialmente en mejorar las precarias condiciones de vida que, en la mayoría de los casos, enfrentan en sus naciones de origen. Desde el inicio de su período presidencial ha demostrado apoyo a los diferentes grupos de migrantes, que han arribado a territorio mexicano.

Las ayudas otorgadas por el Gobierno de López Obrador a los migrantes se han basado en el respeto a los derechos humanos de estos ciudadanos, además de prestarles un valioso apoyo en los refugios temporales, mientras se aclaran sus condiciones de migración.

El presidente de México no solamente se ha concentrado en otorgar a los migrantes ayudas en México, sino que ha impulsado iniciativas tendientes a mejorar algunas situaciones complejas que enfrentan en sus países, como la pérdida enorme de sus cultivos, considerados como una de las principales fuentes de trabajo de las familias más vulnerables en Centroamérica.

Sin embargo, la semana pasada se organizó un nuevo grupo de migrantes, que partió en caravana desde la localidad de San Pedro de Sula, la mayoría de origen hondureño.

Esta acción impulsó nuevamente el debate sobre la urgente necesidad de prestar apoyo a los inmigrantes pobres de Centroamérica, quienes alegan que viven momentos muy complicados en sus naciones, debido a los huracanes Iota y Eta, además de las dificultades derivadas de la pandemia de Covid-19.

Biden deberá trabajar conjuntamente con AMLO en materia de migración

Ahora, corresponde a Biden escuchar nuevamente las propuestas de AMLO en materia de inmigración, aunque juntos habían debatido el tema con anterioridad y el mundo conoce la posición de López Obrador en relación a la necesidad de darles el mejor apoyo posible a los inmigrantes, en lugar de maltratarlos, acorralarlos o irrespetar sus derechos humanos.

Una bonita actitud del mandatario mexicano, porque evidencia que pese a los esfuerzos gubernamentales de Centroamérica, Estados Unidos y México, la problemática migratoria sigue existiendo y nuevas caravanas podrían seguir ejerciendo presión en los puestos de control fronterizo de EEUU, sin importar el cambio presidencial, tras la salida de Trump.

No están muy lejos los enormes problemas que enfrentó México en el año 2019 con las multitudinarias caravanas de migrantes que partieron de Centroamérica y a las cuales también se sumaron ciudadanos de otras naciones, como por ejemplo, Cuba e inclusive africanos.

La pandemia ha empeorado las condiciones de vida en Centroamérica

Ahora solo falta espetar la reacción el Gobierno de Biden, ante la presión de López Obrador y conocer cuál será la continuidad que el nuevo presidente estadounidense otorgue a los inmigrantes, quienes parecen multiplicarse, en medio de los graves problemas que aquejan al mundo este año, tales como el descontrol sanitario que está dejando la pandemia en toda la región.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!