Los programas educativos a distancia han sido una exigencia para muchos Gobiernos, debido a la pandemia de coronavirus que azota al planeta y que, al parecer, está aún lejos de solucionarse. Sin embargo, algunos los niños y adolescentes parecen no haber reaccionado todavía frente a este cambio internacional en la educación, pese al apoyo de sus padres, maestros y de sus comunidades.

La educación a distancia se está convirtiendo en una alternativa importante para continuar el proceso educativo de los alumnos. Y aunque muchos ya disponen de una conexión de internet estable, computadoras, tabletas o teléfonos son muchos los jóvenes que aún se les ve perdiendo en tiempo, en lugar de sacarle provecho a estas herramientas didácticas.

Estos casos se observan en algunas comunidades de países latinoamericanos, en las cuales se fácil observar a grupos de jóvenes dedicados más a jugar deportes en las calles, sin la supervisión de un entrenador profesional, que estudiando en sus casas.

Algunas naciones desarrolladas o en vías de desarrollo ya tenían, desde hace años, sistemas de educación a distancia. Muchos de ellos se instalaron a partir del apoyo de sus respectivos Gobiernos y de donaciones del sector privado.

Entre estas naciones Centroamericanas se encuentra, por ejemplo, Guatemala, nación donde muchos niños solamente estudian primaria y tienen algunas dificultades para acceder a la educación secundaria. Una situación muy común en las zonas rurales. Este país cuenta con el apoyo educativo para los jóvenes, a través de programas de educación no presencial, los estudiantes reciben libros, orientaciones de los docentes y escuchan clases de bachillerato por medio de la radio.

Sin embargo, es importante considerar que en cualquier nación donde se instalen programas educativos a distancia es importante contar con la buena voluntad, el entusiasmo y la disciplina de los niños y jóvenes, quienes deben prestar especial atención a esta nueva forma de estudiar, la cual deberá ser siempre guiada por los docentes.

Persisten algunas debilidades en la educación a distancia en algunas naciones

Para las naciones que no cuentan con estos programas, los cambios en la educación surgidos a raíz de la pandemia representan un serio desafío, por lo cual urge una actualización rápida para evitar que se deteriore la formación académica de sus alumnos. No obstante, en otros países la llegada de la pandemia significó darles continuidad a los modelos de formación a distancia o mejorarlos.

Niños y jóvenes siguen necesitando ayuda para estudiar, ante la pandemia

Muchas son las metas que ahora los padres y estudiantes deberán enfrentar, si quieren realmente ayudar a sus hijos a que se mantengan estudiando y no perdiendo el tiempo en actividades que deberían ser solamente recreativas o durante algunas horas al día o a la semana, como practicar algunos deportes. La sociedad está cambiando y los niños y jóvenes requieren en estos momentos de mucha ayuda para continuar su formación académica, tan importante para su futuro.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!