La criminalidad no perdona ni a la Iglesia. Los sacerdotes mexicanos Iván Añorve Jaimes y Germain Muñiz García fueron asesinados el pasado lunes en el estado Guerrero. Las autoridades [VIDEO] están investigando la muerte de los miembros de la diócesis de Acapulco y Chilpancingo-Chilapa, respectivamente. El procurador general de Guerrero, Javier Ignacio Olea Peláez, indicó que se mantienen alerta ante cualquier pista que pueda ayudar a dar con los asesinos.

Los sacerdotes se encontraban viajando junto a otras personas la noche del domingo, en ocasión de la fiesta de la localidad de Juliantla. Al parecer, fueron ultimados por delincuentes de los estados México, Morelos y Guerrero.

Ha circulado una foto del Muñiz García acompañado con algunos hombres encapuchados [VIDEO], quienes podrían ser los ejecutores del doble homicidio.

No es la primera vez que unos curas son asesinados en México. El obispo de Chilpancingo-Chilapa, monseñor Rangel Mendoza, sostiene que las declaraciones del procurador son “ambiguas y les faltan pruebas”. Dice que le sorprende que se insinue que los asesinos estaban en la misma fiesta de los sacerdotes. Asimismo, explicó que la foto del padre Muñiz García fue sacada cuando era parroco de San Cristóbal en Mezcala.