Estuvieron más de 12 horas encerrados, abandonados. Sin agua ni comida. Un grupo de 103 migrantes provenientes de Centroamérica fueron abandonados en el interior de un camión en el noreste de México. Entre ellos habían 36 menos de edad. Los migrantes fueron salvados por agentes y efectivos de seguridad del Ejército en la frontera con Estados Unidos.

El hallazgo

Según el Instituto Nacional de Migración (INM), estas personas fueron halladas en Ciudad Camargo, en el estado de Tamaulipas, a menos de 10 kilómetros de la frontera con Estados Unidos. Las autoridades dieron con los migrantes cuando recorrían la zona y encontraron el camión a la orilla de la vía.

Se escuchaban gritos de auxilio y lamentos de personas que provenían de su interior. Muchos de ellos estaban deshidratados y estaban presentando los primeros síntomas de asfixia, ya que al interno del camión no llegaba el oxigeno.

En el grupo había 91 ciudadanos de Honduras, siete provenientes de Guatemala y cinco de El Salvador. Había también 36 niños, de los cuales 12 no estaban acompañados por sus padres ni por otros representantes.

La operación de repatrio

Las autoridades ya han comenzado los trámites con las sedes diplomáticas de Honduras, Guatemala y El Salvador para organizar el proceso de regreso de los migrantes. Esta vez en forma digna y segura. Sin embargo, también puede optar por pedir asilo político en México, en caso de que sus vidas estén amenazadas si regresan al país de origen.

La denuncia de Amnistía Internacional

La zona en la que fueron rescatados es una de las más peligrosas del país y es espacio de tránsito continuo de migrantes sin documentos válidos [VIDEO] y en regla. Desde finales del mes de enero, en México se han registrado oficialmente más de 981 casos de inmigrantes clandestinos que tratan de atravesar la frontera - sin documentos ni visas - para llegar a territorio estadounidense y buscar un futuro con una mejor calidad de vida.

La organización Amnistía Internacional denunció que los efectivos mexicanos que se encargan de controlar la zona fronteriza, deportar inmediatamente a miles de ciudadanos centroamericanos que tratan de superar la frontera, sin considerar que estas personas podrían estar corriendo peligro de muerte en sus países de origen, por lo que antes del repatrio habría que investigar las causas de la situación y las consecuencias de un posible regreso.

El Triángulo de Centroamérica

De acuerdo a algunos reportes, más de 500.000 personas pasan la frontera entre México y Estados Unidos cada año.

Una migración masiva que nace principalmente en El Salvador, Honduras y Guatemala, por las condiciones socio-económicos de dichos países. Lo llaman el Triángulo de Centroamérica y es una de las zonas más peligrosas del mundo, especialmente en los últimos 20 años. La pobreza, las bandas criminales y el narcotráfico son los principales males que afligen a sus habitantes, llevándolos a tomar la difícil decisión de buscar otros destinos como nuevo hogar. Más de 35 millones de personas tienen necesidad de asistencia humanitaria en Centroamérica, según el informe del Programa Alimentario Mundial y de la Organización Internacional para la Migración.

No obstante, el Triángulo de Centroamérica no es el único lugar peligroso [VIDEO]. El Departamento de Estado norteamericano advirtió los riesgos que corren los ciudadanos estadounidenses que deciden viajar en México. “Hay delitos violentos como homicidios, secuestros de persona, robo de autos y robos”, se lee en un comunicado oficial que nombre como los lugares más peligrosos Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas.