Aumentan las interrogantes sobre el paradero de Raffaele Russo (60 años), de su hijo Antonio (25 años) y de Vincenzo Cimmino (29 años). Los tres ciudadanos italianos [VIDEO], originarios de la ciudad de Nápoles, desaparecieron en la localidad de Tecatitlán, en el estado de Jalisco, el pasado 31 de enero.

Raffaele Russo, como cuenta su hijo, llegó al país centroamericano para dedicarse a la venta de perfumes y chaquetas de cuero. La prensa mexicana sostiene que Russo tenía precedentes penales por fraude y corrupción en el estado de Campeche. El hombre, al parece, habría vendido máquinas destinadas para la construcción de fabricación china como Caterpillar originales, por lo que fue denunciado por los compradores.

Además, habría estado detenido en la prisión San Francisco Koben porque trató de extorsionar a un agente de la policía para evitar ser arrestado.

Los antecedentes y las circunstancias

Su hijo denunció que los cuerpos de seguridad mexicanos no están dando información sobre lo que está pasando, por lo que los familiares han pedido la intervención de las autoridades italianas. “Mi padre sufre de tensión alta – explicó el hijo de Russo -. Cuando no nos dio más noticias, cuando no supimos de él, pensamos que podía tratarse de un malestar o de un accidente. Nunca nos imaginamos lo qué estaba pasando”.

El vice-gobernador de Jalisco, Roberto López, dijo que la policía de Tecalitlán no está involucrada en el caso de los tres italianos, como lo han sostenido los familiares de los desaparecidos luego de que leyeron un mensaje de Whatsapp [VIDEO].

Las autoridades de Jalisco han iniciado una operación especial para seguir las pistas de los tres ciudadanos italianos. En el operativo también están participando efectivos de las fuerzas armadas y el ejercito, quienes se encuentran en estrecha comunicación con el consulado italiano en Jalisco.

Jalisco, el reino de la criminalidad

Los tres italianos desaparecieron en Tecalitlán, una localidad del estado de Jalisco. Lamentablemente, en el año 2017 Jalisco entró en la top ten de regiones más peligrosas de México. La criminalidad se manifiesta en la zona con las extorsiones y el robo de automóviles. Según un reporte de la Organización Semáforo Delictivo, el aumento de extorsiones en Jalisco fue del 14 por ciento, mientras que el robo de autos aumentó del 5 por ciento. En el año 2016 se registraron 12.000 ejecuciones, mientras en el año 2015 fueron 4.000. Además de Jalisco, Guerrero y Baja California Sur están en la lista de criminalidad. En cambio, los lugares más seguros, en los que se registra un bajo índice de homicidios son Aguascalientes, Nayarit y Yucatán.

Mientras en el territorio de Jalisco se redujeron los robos a las residencias y las lesiones dolosas, han aumentado los homicidios. La cifra es alarmarte: más del 22 por ciento respeto al año 2016. El promedio, como en el resto del País, ha superado el índice histórico de los últimos 20 años. En enero del 2017 se tuvo conocimiento de 442.000 homicidios, mientras en el mes de mayo del 2017 fueron 751.000. El informe de la organización independiente indica que el 56 por ciento de los homicidios en México ocurrieron en Guerrero (11 por ciento); Estado de México (10 por ciento); Michoacán, Veracruz, Chihuahua, Baja California, Sinaloa y Jalisco con 6 por ciento cada uno. En Yucatán, Aguascalientes y Nayarit el número de homicidios ha sido bastante bajo.

La organización Semáforo de Alto Impacto tiene en cuenta el número de rojos en los siguientes delitos: homicidio, ejecuciones, secuestro, extorsión y robo de auto. Se trata de los delitos que impactan mayormente y que contribuyen a la percepción negativa de la seguridad de una localidad. Tienen una relación directa con la corrupción y con el tráfico de drogas.