Por medio de redes sociales se dio a conocer el caso de una estudiante menor de edad, quien sufrió agresiones sexuales por parte de un empleado de la cafetería del CCH Vallejo. La violación presuntamente ocurrió el pasado 12 de febrero. Con base en un comunicado oficial que emitió la institución, las autoridades correspondientes ya actuaban al respecto.

Sin embargo, los mexicanos se ofendieron cuando la juez dictaminó que no había pruebas suficientes para detener al victimario, de 21 años [VIDEO]de edad, quien atendía la cafetería de nombre Cibarium, que se encuentra adentro de las instalaciones del colegio. En una entrevista para una cadena nacional, la madre de la víctima pidió que por favor se haga justicia porque ahora su hija teme asistir al colegio, además de que quedará marcada de por vida.

Con base en el documento oficial, la violación fue alrededor de las cinco y media de la tarde adentro de la cafetería ya citada con anterioridad. Desde que la estudiante alzó la voz, permanece cerrada. Por otra parte, respecto a la denuncia, la madre de la menor condenó que cuando ella levantó la queja, las autoridades del colegio solo le preguntaron por el historial académico de su hija y por quiénes eran sus amiguitos, tal y como lo definió en televisión.

Hasta hace unos días, la UNAM dijo que se procedería conforme a derecho. Fue casi 10 días después cuando los medios anunciaron la noticia de que el sujeto había sido liberado. Otro de los actos que condenaron las organizaciones civiles fue que María del Carmen, fue criminalizada.

La víctima declaró a diferentes medios que exigirá que la persona que llevó el caso, quien corresponde al nombre de Eunice Velázquez, tiene que dejar de ejercer las actividades legales por la negligencia cometida en su caso; María del Carmen tiene solo 16 años de edad y su caso ya dio vuelta en todo México.

MARCHA

Como una manera de meter presión mediática, los compañeros de María del Carmen organizaron un paro en el plantel, ubicado sobre cien metros, para exigir que se haga justicia. Otra de las exigencias por parte del alumnado fue que colocaran cámaras de seguridad en todo el plantel.

Respecto al agresor, lo identificaron con el nombre de David López Guzmán. Por su parte, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) ya tiene una carpeta con la investigación de los hechos, desde el pasado 16 de febrero y el caso será investigado por expertos en delitos sexuales.

QUIEREN POLICÍAS

Cuando se dio a conocer el caso, medios nacionales informaron que no solo el empleado de la cafetería había intentado abusar de la menor de edad, sino también uno de los alumnos.

"La institución aclaró que el local se encuentra cerrado desde la noche que sucedió el ataque “y así permanecerá hasta que terminen de realizarse las diligencias pertinentes y señaladas por las autoridades responsables de llevar este caso”, emitió en el comunicado, la máxima casa de estudios.

El pasado viernes se dio a conocer que hubo una balacera en Ciudad Universitaria, vía redes sociales, por lo que el alumnado sí quiere presencia de policías en los planteles. Al respecto, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, indicó en una rueda de prensa que la máxima casa de estudios no ha solicitado el apoyo con elementos de seguridad en las instalaciones de las escuelas.

Pidió que antes de hacer acusaciones o alarmarse, dejen que las autoridades correspondientes hagan su trabajo para que estén claros los casos. Sobre los rumores de los vínculos del Cártel de Tláhuac con algunos alumnos de la UNAM, la escuela negó que haya relación y que se tratara de ajuste de cuentas por parte de los sicarios [VIDEO].