La última víctima de la ola de feminicidios que tienen lugar en México se llamaba María Guadalupe Hernández Flores. Era famosa por defender los derechos de las mujeres. Su cuerpo fue encontrado sin vida el pasado 20 de marzo, pero sus familiares pudieron comprobar que se trataba de ella sólo varios días después, ya que su cuerpo no era reconocible a causa de las torturas que sufrió antes de morir.

La batalla feminista de María Guadalupe

La joven de 37 años de edad había desaparecido el 11 de marzo. Quienes la conocieron sostienen que era una guerrera de las causas sociales.

Feminista, homosexual y activista a favor de los derechos de las mujeres y de las personas de la comunidad gay, Hernández Flores fue asesinada seguramente por motivos políticos, por ser quién era y defender los principios en los que creía.

Confirmaron la noticia de su muerte los miembros de la organización “Ni una menos” a través del account Twitter: “Después de Marielle Franco (activista de Brasil asesinada la semana pasada en Rio de Janeiro) siguen los ataques al movimiento feminista en América del sur”.

La campaña de búsqueda

El cuerpo de la activista presenta evidentes signos de tortura. Fue encontrado sin vida en una zona cercana a la comunidad Arroyo del Durazno en Guanajuato. La joven fue vista la última vez el pasado 11 de marzo, cuando tomó un autobús para realizar un viaje.

Luego de que se confirmara su desaparición amigos, familiares y miembros de las asociaciones que frecuentaba iniciaron una campaña de búsqueda acompañada con las actividades de las redes sociales. Buscaban pistas para dar con ella. Las esperanzas de encontrarla a salvo comenzaron a desvanecer cuando fue hallado su automóvil varios después con las balas de armas de fuego.

La rabia de la comunidad gay

“Desde su trinchera ella combatía por la visibilidad de las lésbicas, para que en el futuro tuviéramos un mundo más justo y con dignidad. Quieren silenciarnos, intimidarnos, por eso la mejor arma que tenemos para seguir combatiendo es unirnos, crear comunidad”, declaró la organización feminista de Queretaro, Tortillería Queretana.

Asimismo, también comentaron el asesinato de Hernández Flores los miembros de Lunas Lesbofeministas: “Sentimos una profunda rabia, indignación y preocupación por el homicidios de la compañera Kelo, lésbica y guerrera social”.

Crímenes impunes

El cuerpo de la activista fue encontrado por una pareja que caminaba junto a su perro en un terreno abandonado. El animal fue el que encontró algunas partes del cuerpo de Hernández Flores. La pareja le avisó a la policía que, en un primer momento, no pudo identificar de quién se trataba. Sólo el 23 de marzo los parientes de la activista reconocieron el cadáver en la morgue de Guanajuato. Hasta ahora las autoridades que llevan a cabo la investigación por el crimen no han hecho ningún tipo de declaraciones.

El asesinado de Marielle Franco

La muerte de Hernández Flores corre el riesgo de quedar impune. Como lo es hasta ahora el homicidio de Marielle Franco. Activista por los derechos de la mujer y consejera comunal, Franco fue asesinada el pasado 14 de marzo con cuatro disparos en la cabeza en Rio de Jaineiro. En el ataque también murió su chofer y quedó herido su asistente.

“Decirnos hasta pronto no fue nunca simple. No lo es tampoco ahora”, escribió la pareja de Franco, Mónica Teresa Benicio, en una carta publicada por Vanity Fair. “Mi historia con Marielle nació en secreto. No lográbamos identificar ese sentimiento sin nombre que nos guiaba. Por años no pudimos llevar nuestra vida en libertad – explica Benicio -.

Teníamos miedo de los prejuicios sociales, temíamos la reacción de nuestras familias y nuestros amigos. Temíamos sobre todo nuestros miedos. Había tantas razones para estar alejadas pero nos impulsaba siempre una única cosa: el amor. No podíamos vivir separadas”. Ambas mujeres vivieron juntas por más de 13 años. Hasta que el 14 de marzo la muerte de Franco las separó.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!