Sigue aumentando el saldo mortal de sacerdotes en México. Aunque los familiares del padre Moisés Fabila Reyes pagaron el rescate que pidieron sus secuestradores, esto no le salvó la vida. El sacerdote tenía 84 años de edad y era el responsable del coro en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México. Su cuerpo fue encontrado sin vida en Cuernavaca, estado Morelos, donde el religioso se encontraba de viaje con su familia. Fabila Reyes fue secuestrado el pasado 3 de abril.

El modus operandi

Al parecer, los malvivientes se pusieron en contacto con la víctima para pedirle 2.000.000 de pesos en cambio de la libertad del sacerdote.

La suma de dinero fue entregada el pasado martes en la noche. Sin embargo, no sirvió de nada, ya que el anciano no pudo resistir las duras condiciones en las que lo tenían secuestrado y murió. Este es el tercer caso de un sacerdote asesinado en lo que va de semana, y es el quinto del año 2018.

Los religiosos han sido víctimas de la guerra al narcotráfico en México en los últimos 11 años. Las mafias, que cuentan en muchos casos con el apoyo de políticos e instituciones para salir impunes, se aprovechan de la vulnerabilidad y el valor que tienen los sacerdotes en la sociedad mexicano. Para crear un ambiente de terror y miedo, tratan de neutralizar a estas referencias. Por ese mismo motivo atacar a activistas de derechos humanos y periodistas.

Las otras víctimas

Con el asesinato del padre Juan Miguel Contreras, quien fue hallado sin vida en la tarde del pasado 20 de abril, se contabilizaban 23 sacerdotes muertos en los últimos seis años. El religioso se encontraba al interno de la iglesia San Pío de Pietrelcina, en la ciudad de Guadalajara, también en el estado de Jalisco, cuando dos sujetos entraron y lo asesinaron.

Según las autoridades locales, el cuerpo de Contreras presentaba varias heridas mortales con impacto de balas.

Pocos días antes, el sacerdote Rubén Alcántara Díaz, quien se desempeñaba como vicario judicial de la Diócesis de Izcalli, fue hallado sin vida dentro de la de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen. En el mes de febrero, los religiosos Germaín Muñiz García y Iván Añorve Jiménez fueron asesinados en una vía cercana a su hogar.

En todos los casos anteriores, aún no se han identificado los culpables, así como tampoco se han establecido las causas que provocaron los asesinatos.

Estado de emergencia

El Centro Católico Multimedial de México (CCM) lanzó la alarma, ya que la situación de peligro para los trabajadores de la Iglesia ha empeorado en los últimos años. Desde el 1990 han sido asesinados en México un cardenal, 47 sacerdotes, un diácono, cuatro religioso, nueve laicos y una periodista que se ocupaba de temas católicos.

Después de la muerte del padre Contreras, los obispos lanzaron un llamado urgente para que se llegue a una solución y se pueda construir una cultura de paz y reconciliación en México. A través de un comunicado, pidieron que se mire con “honestidad nuestra cultura y sociedad.

Debemos preguntarnos por qué hemos perdido el respeto a la vida, y a lo sagrado”.

Por su parte, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, una organización que se ocupa de temas de derechos humanos, ha denunciado que 12 de las 50 ciudades más peligrosas y violentas en el mundo están ubicadas en el territorio mexicano.

Asimismo, la iglesia mexicana pidió a quienes no le dan valor y quitan la vida a otras personas por cualquier motivo, que se dejen llevar por la bondad de dios. Que depongan las armas pero que también abandonen el odio, el rencor y la venganza, ya que son sentimientos negativos que los destruyen a ellos mismos.

En el 2017 más de 29.000 personas fueron asesinadas en México.

Y al parecer, el 2018 será aún peor.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!