Es uno de los jefes del narcotráfico más peligrosos en el mundo. Se llama Jaime Reynaldo Oyervides. Su nombre figuraba en las listas internacionales de los más buscados. Por años escapó de las más complejas redadas puestas en acto por parte de las autoridades. Cuando el 15 de mayo del 2015 fue detenido por orden de la Fiscalía de Nápoles, Italia, parecía que finalmente se estaba haciendo justicia.

Burocracia vs. Justicia

Sin embargo fue precisamente la justicia italiana la que lo olvidó. Y todos los esfuerzos se perdieron.

Pasaron tres largos años desde que Oyervides fue puesto tras las rejas. El pasado 15 de mayo el Tribunal de Nápoles dispuso la liberación porque se vencieron los términos de cárcel preventiva, que habían ya sido duplicados. La burocracia parece haberle ganado la partida a la justicia en el proceso de extradición del narcotraficante.

La estrategia de Oyervides

Ciudadano mexicano, Oyervides tiene 48 años de edad. Forma parte del cartel de la droga Los Zetas y es uno de los puntos de referencia en América latina de la mafia y de la camorra italiana.

Hasta el año 2015, en el que fue detenido, era el canal estratégico para hacer llegar toneladas de cocaína en Italia a través de los hornos industriales que se transportaban en vía marítima. A pesar de que todo ello se sabe y está documentado, el hombre será liberado.

El Canal de Palermo

Las leyes italianas hablan claro y el Tribunal de Nápoles no ha hecho más que ejecutarlas: el tiempo de Oyervides en carcel se cumplió.

Y al parecer no regresará más nunca, ya que se ha perdido la pista de dónde se encuentra en este momento. Pensar que la Agencia federal antidrogas había invertido tiempo, personal, dinero y esfuerzo en dar con su paradero. Según se lee en el diario italiano “Corriere della sera”, la operación de búsqueda de Oyervides se llamó “Monterrey”, por la localidad en la que habían sido arrestados 33 criminales a los que se les secuestraron varios kilos de droga por el valor de 2.500.000 de euros.

Era el llamado Canal de Palermo por el que llegaba la mercancía que sería distribuida en el norte de Italia.

Cómo desaparecer un elemento clave

Así pues un grupo de jueces que esperaban poder interrogar Oyervides para dar con más información sobre las redes de tráfico de drogas internacional se quedaron esperando a que se hiciera efectiva la extradición. Entre pilas de documentos por firmar, sellos y pasos burocráticos, un elemento clave para desmontar uno de los tentáculos del narcotráfico en Europa y América latina desapareció.

Las autoridades estaban listas para preguntarle al narcotraficante la relación entre los Zetas y varios clanes mafiosas en el sur de Italia, así como también las estrategias de producción y distribución de la droga.

Un detalle absurdo: el horario

Si bien Oyervides se había declarado inocente, la realidad es que desapareció del radar de la justicia. Declaró a través de sus abogados defensores que demostrará su honestidad.

Un elemento increíblemente absurdo, referido por la prensa italiana, es que no se pudo nunca tener un interrogatorio en video con el sospechoso mexicano porque las mismas se tienen en el horario matutino y por el cambio de horario nadie respondía (en México era aún de noche).

Ahora se comienza desde cero, en la búsqueda de nuevos sospechosos que puedan dar información de valor sobre Los Zetas, el cartel que tiene nexos también con l’Ndrangheta y con muchas de las más potentes organizaciones criminales del mundo.

No será fácil. Además, hay que mantener la esperanza de que, una vez que se tenga otro golpe de suerte, la burocracia no le gane la batalla a la justicia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!