Todo el territorio mexicano sufre los embates de la violencia. Pero ha llamado particularmente la atención del aumento de la violencia – y sus víctimas – en la capital del País, Ciudad de México. Hace algunos meses los episodios de delincuencia parecían esporádicos (aunque nunca desaparecieron del todo). Sin embargo, en lo que va del año 2018, 8900 han perdido la vida en manos de la criminalidad. La ciudad se ha convertido en ejemplo vivo del fenómeno que está sumiendo México en el dolor y la muerte.

Las autoridades quisieron vender la hipótesis de que la capital Ciudad de México estaba blindada. No obstante, la estrategia falló. En las últimas 72 horas, seis personas fueron asesinadas. Disputas por ventas de drogas, así como ajustes de cuentas y robos, son los principales motivos de los enfrentamientos mortales.

De acuerdo a la organización México Unido Contra la Delincuencia, “es evidente de que la capital vive los niveles de violencia que se registran en muchos otros estados de México. La diferencia es que no se conoce porque la ciudad cuenta con una fuerza policial unificada”.

Sin embargo, que no se sepa no quiere decir que no exista. Y esto los habitantes del DF lo saben y viven, lamentablemente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!