Escapan de la violencia y la muerte. Dejan sus países de origen, Honduras, Guatemala y El Salvador. Lo peor, es que cuando llegan a México, la pesadilla no termina. Muchos de los inmigrantes centroamericanos son víctimas de nuevas formas de violencia. Aumenta el riesgo y la vulnerabilidad de estas personas el hecho de que se han vuelto más severas las medidas de control en la frontera americana. La alarma fue lanzada por la organización internacional Médicos sin fronteras durante la celebración del Día Mundial del refugiado.

Según la coordinación de los proyectos de Médicos sin fronteras en México, muchas personas están siendo reclutadas en manera forzadas por bandas de criminales. Sufren amenazas de muerte, o que la amenaza de sus familiares será torturados o asesinados. Todas estas formas de extorsión y miedo los llevan a atravesar la frontera.

Las nuevas leyes norteamericanas

La semana pasada, el procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions, decidió excluir a las personas víctimas de violencia y de bandas criminales de la lista de quienes pueden pedir el asilo político en territorio norteamericano.

Con esa nueva medida muchos de los inmigrantes centroamericanos no pueden pensar en quedarse en Estados Unidos. Asimismo, las autoridades estadounidense han intensificado los procedimientos penales en contra de quienes quieren cruzar la frontera, llegando incluso a separar muchas familias e hijos pequeños.

Un sueño imposible

Con este cuadro regional, México resulta ser la destinación final para miles de refugiados e inmigrantes vulnerables, quienes quedan expuestos a la violencia y las extorsiones de las bandas criminales.

“Estados viendo una población que queda atrapada en el territorio mexicanos – explica Médicos sin fronteras -. Escapan de la violencia de sus países con el proyecto de rehacerse una vida en Estados Unidos pero no lo logran […] Estamos alarmados con la nueva política de separación de los niños de sus padres inmigrantes. Esto puede llevar a aumentar la violencia de las organizaciones criminales. El hecho de que las autoridades norteamericanas no acepten la violencia doméstica, sexual y de bandas criminales como motivación para otorgar el asilo político nos preocupa”.

México, un tercer “país” seguro

Desde el pasado mes de mayo las autoridades mexicanas y norteamericanas están en conversaciones para llegar a un acuerdo sobre la posibilidad de convertir México en un “tercer país seguro”. Con esta pedida, Estados Unido espera realizar un primer filtro de las personas que piden asilo político antes de que lleguen al territorio estadounidense. Más de 20.000 inmigrantes o refugiados son secuestrados cada año en el llamado Triángulo del Norte en Centroamérica, según reportes oficiales de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. En el año 2017, más de 108.000 personas pidieron asilo político en Estados Unidos.

Los sujetos más vulnerables

El 68 por ciento de ellos afirman que fueron víctimas de violencia durante el tránsito por México. Casi un tercio de las mujeres entrevistas para ese informe confirma que fueron víctimas de abusos sexuales. Según Médicos sin fronteras, muchos de los pacientes que han atendido sufren de depresión y ansiedad, a causa del estrés y de las condiciones en las que viven. Los miembros de la comunidad LGBTQ, las mujeres y los menores de edad son los sujetos más vulnerables a los abusos por parte de las organizaciones criminales.

Las autoridades mexicanas tienen la obligación, según Médicos sin fronteras, de ofrecer asistencia sanitaria y garantías de protección a estas personas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más