Una vez más el drama de una explosión por pirotecnia enluta a varias familias mexicanas. Esta vez el incendio tuvo lugar en una casa ubicada en el municipio de Tultepec. Al interno de la habitación, se presume, se encontraba un almacén improvisado de material explosivo que se prendió en fuego. Las llamas provocaron la muerte de siete personas e hirieron a otras ocho. Este episodio se suma a la larga lista de tragedias provocadas por los fuegos artificiales y la improvisación y poca vigilancia al momento de manejarlos y comercializarlos.

El incendio en Tultepec

Según algunos medios locales, el estallido se escucho en el patio de una casa en Tultepec, en el estado de México. En esa localidad muchas habitaciones tienen material explosivo ya que sus habitantes se dedican a la producción artesanal de fuegos artificiales. Aunque es una información comercial que se conoce, las autoridades no han llevado a cabo los debidos controles y programas de formación para educar a las personas sobre cómo trabajar con estos materiales tan peligrosos y volátiles.

El anuncio de la gobernación

En un informe oficial, la gobernación del estado de México confirmó la muerte de las siete personas y dijo que otras ochos siguen bajo la observación de los médicos. Entre los heridos hay cuatro niños. Las autoridades informaron además que una señora de 69 años de edad y un joven de 22 años de edad murieron en el interior de la casa que muy probablemente era un almacén improvisado de fuegos artificiales. La identidad de otro de los fallecidos aún no ha podido ser confirmada.

Perdidas humanas y materiales

Al principio murieron sólo cinco personas, pero otras dos fallecieron el miércoles porque se agravaron sus condiciones de salud. Además de las perdidas humanas también hay daños materiales. El incendio acabó con unos 12 automóviles que se encontraban estacionadas en las adyacencias y deterioró unas 20 casas de la urbanización. Aproximadamente cinco de esas causas ya presentaban deficiencias en la estructura. El incendio les dio el golpe de gracia.

Cuerpos de seguridad y asistencia

La Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CES) dijo que en estos momentos se siguen realizando las operaciones de asistencia en el sitio de los hechos para ayudar a los afectados, ofrecer apoyo a los damnificados y limpiar el lugar. Asimismo, explicaron que han realizado un rastreo en el perímetro para dar con otros posibles heridos que fueron traslados en diferentes centros de asistencia sanitaria.

Pocos minutos después de la explosión también se presentó en la urbanización del municipio Tultepec representantes de la Secretaría de Seguridad, de la organización Protección Civil, miembros del cuerpo de bomberos, del Ejército de México y de la Cruz Roja. Todos abocados en la labor de ayuda a los afectados.

Una tragedia que se repite

Las explosiones causadas por la pirotecnia son muy comunes en Tultepec.

A menudo se registran incendios provocados por el manejo indebido de fuegos artificiales. Las casas de la zona se usan como tiendas o almacenes de estos productos. El episodio más dramático de todo ocurrió el 20 de diciembre del año 2016, cuando una enorme explosión en el mercado central de pirotecnia mató a 42 personas e hirió a un centenar.

El Instituto Mexiquense de la Pirotecnia ha confirmado que la producción de material de pirotecnia en manera artesanal se hace en el Estado de México.

Y es precisamente Tultepec la capital de los fuegos artificiales. La zona tiene más de 200 años de tradición en este arte. Más del 65 por ciento de los habitantes de Tultepec se dedican de manera directa o indirecta a la producción y comercialización de fuegos artificiales, por lo que no es concebible que aún se hayan establecido reglas para su manejo y para la formación de quienes arriesgan sus vidas manejando este material. En la zona existen cuatro mercados que funcionan desde el mes de agosto hasta diciembre, que es la temporada en la que las autoridades permiten la venta.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más