Antes de llamar al 911 y decirle que su bebé no estaba respirando, Stephany LaFountain buscó la forma de salirse con la suya con el asesinato de su pequeña hija. Armó un plan para asesinarla, buscó información en su propia computadora que finalmente la delató.

"Las mejores formas de sofocar". "Cómo cometer el asesinato perfecto". "16 pasos para matar a alguien y no ser atrapado".

Stephany LaFountain asesinó a sus dos hijas

El historial de búsquedas en su computadora reveló que esta joven madre de 23 años tenía intenciones de matar, buscó la forma "perfecta" para hacerlo sin que la descubrieron... no lo logró. Afortunadamente.

Su plan era asesinar y después hacerse la víctima. Pasar como una madre desconsolada tras la repentina muerte de su hija sin explicación alguna. Sólo había dejado de respirar y no sabía por qué.

Fue el 20 de noviembre del 2017 cuando Stephany llamó desde su casa a las autoridades para pedir "desesperada" ayuda porque su bebita de un año un mes no respiraba. Vivía en la base militar de Fort Wainwright en Fairbanks, Alaska. También llamó a la familia de su esposo para decir que lo había intentado todo. Que le había practicado RCP a su pequeña pero que no logró resucitarla. También le llamó a su esposo que estaba cumpliendo trabajos propios de un militar.

Cuando las autoridades acudieron a su casa, trasladaron por aire a la pequeña niña agonizante a un hospital. Murió cuatro días después.

Vídeos destacados del día

La autopsia reveló que la bebé estaba sana

El estudio post mortem, reveló que la niña no tenía enfermedades, ni había sufrido lesiones, tampoco tenía anomalías genéticas y había fallecido por falta de oxígeno. Pero tras el resultado de la autopsia, la policía empezó a sospechar y por lo tanto a investigar solo para descubrir que esta no era la primera vez que la "sufrida madre" había perdido a un bebé de igual manera: por falta de oxígeno. Fue el 15 de septiembre del 2015 cuando perdió a su hija de 4 meses de una relación anterior. Las autoridades creyeron que había sido un accidente. En aquella ocasión también había llamado a los servicios de emergencias pidiendo ayuda desesperada, a la policía y a su familia política, su bebé, como esta vez, tampoco respiraba. Y aunque presentaba signos de asfixia [VIDEO] la policía creyó que había sido una tragedia nada más y no hicieron investigación por homicidio.

Stephany LaFountain fue acusada en Alaska formalmente este 29 de agosto de la muerte de sus dos hijas pequeñas, que murieron con solo 24 meses de diferencia. Fue arrestada un día después tras ser acusada de asesinato en primer y segundo grado en ambos casos y está detenida en el Centro Correccional de Fairbanks con una fianza de 2 millones de dólares.