Celia Barquín Arozamena de 22 años quien estudiaba en Estados Unidos, fue encontrada sin vida en el estanque del campo de golf de la localidad de Ames, situada en el Estado de Iowa. El hombre acusado de matar a la joven golfista de la Universidad Estatal de Iowa permanecerá en la cárcel y le ha sido impuesta una fianza de 5 millones de dólares.

La víctima sufrió varias heridas de arma blanca en el torso, cabeza y cuello, y perdió la vida en el acto.

El presunto culpable es Collin Daniel Richards y está acusado de asesinato en primer grado por la muerte de Barquin Arozamena. Este martes hizo su primera aparición en el tribunal del condado de Story en Nevada. Su presencia en el lugar duró solo unos minutos. En la comparecencia, la fiscal del condado de Story, Jessica Reynolds, dijo que creen que este lamentable hecho es un acto aleatorio de violencia. Si es declarado culpable de asesinato en primer grado, Richards enfrentará cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. El juez fijó la audiencia preliminar de Richards para el 28 de septiembre.

Denuncia policial revela detalles del crimen

Los oficiales respondieron a una llamada a las 10:24 a.m. del lunes para informar sobre una posible mujer desaparecida. A las 11:03 a.m. los oficiales fueron informados que un cuerpo, identificado como Barquin Arozamena, había sido encontrado en un estanque cerca de donde se encontraron sus pertenencias.

A la 1:35 p.m., la policía estaba buscando en el área cuando vieron a un hombre, que resultó ser un conocido de Richards.

Cuando la policía habló con él, lo primero que dijo a los oficiales fue: "¿qué fue lo que Richard hizo?".

En una entrevista posterior con la policía, el hombre identificó a Richards como un conocido que recientemente se había instalado en una tienda en la misma área donde el hombre vivía temporalmente. El hombre declaró que hacía días, mientras Richards y él caminaban en un sendero cerca del campo de golf, el presunto asesino le había dicho que sentía la necesidad de violar y matar a una mujer.

Mientras la policía revisaba la zona en busca del culpable del asesinato, encontraron a Richards quien casualmente presentaba rasguños recientes en la cara de lo que parecía ser el resultado de alguna pelea, además de que parecía estar ocultando una herida delicada en su mano izquierda.

Testigos desenmascaran al asesino

Cuando llevaron al presunto culpable a declarar, este dijo que él había estado con otro hombre ese día, mismo que más tarde declaró ante la policía que cuando Richards llegó a su casa se veía bastante desaliñado además de estar mojado y lleno de sangre.

En medio de las investigaciones, la policía supo que Richards había tenido en sus manos un cuchillo, mismo que le dio a dos personas que también fueron testigos en el caso.

En un comunicado de prensa, Christie Martens, entrenadora principal de mujeres en el Estado de Iowa, dijo que Barquin Arozamena era una "persona bella que fue amada por todos sus compañeros de equipo y amigos".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más