La expulsión del padre Cristián Precht, sacerdote de la congregación Hermanos Maristas, ha agudizado la crisis de la Iglesia católica chilena. Entre tanto, la Fiscalía Nacional de Chile continúa las investigaciones por los múltiples casos de abusos a menores y pederastia perpetrados por miembros de la iglesia, además de encubrimiento de estos casos por parte de altos jerarcas católicos.

El trabajo de la fiscalía

En días recientes, Emiliano Arias, fiscal encargado de las investigaciones que se siguen en contra de varios miembros de la Iglesia católica de Chile por los delitos de abusos y pederastia, ordenó los allanamientos de las sedes de los obispados de Concepción, Chillan, Osorno y Valparaíso.

Esta situación se sumó a varios allanamientos y redadas llevados a cabo en varias sedes eclesiásticas a lo largo del país austral. Adicionalmente, hace algunas horas, desde el Vaticano y por órdenes del papa Francisco el padre Cristián Precht ha sido destituido del estado clerical de forma inapelable.

La dimisión del estado clerical, en contra de Precht, se ha hecho efectiva desde el pasado 12 de septiembre, fecha a partir de la cual se le dispensa de todas las obligaciones inherentes a la sagrada ordenación. Así lo dio a conocer a través de un comunicado, la oficina del Arzobispado de Santiago.

Precht en el pasado mes de diciembre habría cumplido una sentencia canónica de cinco años, periodo durante el cual se le apartó de sus labores en la iglesia por abusos contra 20 víctimas. Más recientemente, en el mes de agosto, el Arzobispado de Santiago remitió al Vaticano los resultados de las investigaciones realizadas sobre las denuncias por abuso sexual y pederastia en su contra.

Vídeos destacados del día

Las reacciones de las víctimas

Juan Andrés Murillo, una de las víctimas del cura Fernando Karadima dijo que, aunque no sea con prisión, el hecho de que se le expulse de la iglesia católica [VIDEO] es un acto de justicia. Ya que los abusos de Precht provocaron un suicidio y mucho sufrimiento, se enlutó una familia. Así lo hizo saber, quien fuera uno de los testigos que a mediados de este año recibió en Roma el papa Francisco.

Por su parte, Isaac Givovich, uno de los denunciantes del caso maristas, señaló que el papa Francisco había impuesto la expulsión como un nuevo estándar de sanción para los sacerdotes pederastas, y pidió que los maristas que se hallados culpables sean tratados con castigos similares.

La tarea del fiscal Arias y el Ministerio Público en cuanto a profundizar las investigaciones sobre este asunto cuenta con todo el apoyo del Vaticano. Además de los casos de pederastia, se investigan casos probables de violación, almacenamiento y difusión de documentos de infantes abusados.