La Fiscalía de Chile y los cuerpos policiales de ese país, este jueves han realizado nuevos allanamientos a las oficinas de cuatro obispados de la iglesia católica chilena. Los procedimientos tienen como objetivo buscar documentos que sirvan de prueba en las investigaciones que se llevan a cabo en ese país por los casos de abusos contra menores de edad por parte de varios miembros de la Iglesia Católica.

Parte de las investigaciones

La medida se enmarca en el operativo que adelanta la Fiscalía de ese país, dentro del cual se han realizado varios allanamientos a diferentes sedes eclesiásticas en los últimos meses.

Estos procedimientos ejecutados en las dependencias de la Iglesia han permitido encontrar pruebas en contra de varios sacerdotes y altos jerarcas de la iglesia chilena. Situación que ha permitido validar las acusaciones por abusos, pederastia y encubrimiento de estos hechos.

Cuatro allanamientos simultáneos

Emiliano Arias, Fiscal a cargo de las investigaciones en contra de los funcionarios de la iglesia católica y otros religiosos implicados en toda la República chilena, ha ordenado que los allanamientos se ejecuten simultáneamente.

De modo que fueron allanadas al unísono, las oficinas donde funcionan los obispados de Valparaíso, Concepción, Osorno y Chillán

Las acciones judiciales contra las dependencias de los obispados se han llevado a cabo han tenido lugar luego de que el gobierno chileno, durante el pasado mes de agosto, solicitara al Vaticano, los documentos canónicos de nueve sacerdotes imputados por casos de delitos contra menores.

El Vaticano también investiga

Esta sistemática y continua situación de denuncias contra miembros de la Iglesia Católica chilena y otros religiosos, propiciaron que el papa Francisco iniciara una investigación al respecto. Las averiguaciones adelantadas por el Sumo Pontífice han generado la salida de varios obispos y otros sacerdotes del seno de la iglesia.

El pasado mes de junio, el papa Francisco destituyó de su cargo a quien fuera el obispo de Osorno, Juan Barros, quien fue acusado de encubrimiento de un polémico caso de abusos cometido por un sacerdote.

Vídeos destacados del día

Francisco prometió a los feligreses católicos del país austral, y a todos los afectados por los escándalos en la iglesia, que esa institución no los ignorará "nunca más". Además, en una comunicación emitida en el pasado mes de mayo, aseguró que la renovación de la jerarquía de la iglesia no era suficiente para solventar la crisis, y debería ir más allá de medidas de contención.