Con el objetivo de controlar el ingreso de personas indocumentadas a Estados Unidos, agentes de la patrulla fronteriza pertenecientes a la estación en Ajo lograron detener a 264 adultos, incluyendo niños, cuando realizaban labores de patrullaje en la zona oeste correspondiente al puerto de Lukeville, región situada en la frontera sur del estado de Arizona.

Lukeville es una población pequeña fronteriza, la cual se encuentra situada en Arizona, está ubicada en la parte final de la carrereta estatal 85, perteneciente al estado de Arizona, tiene la particularidad de enlazarse con la carretera federal 8 de México y comunica hacia Puerto Peñasco.

Por su ubicación, esta región estadounidense es utilizada estratégicamente por muchos inmigrantes ilegales para ingresar a Estados Unidos.

El martes de esta semana, la patrulla fronteriza logró detener a un primer grupo, conformado por 164 inmigrantes, posteriormente el día miércoles lograron arrestar a otras 100 personas indocumentadas, que igualmente tenían la intención de arribar a tierras estadounidenses por vía ilegal.

Procedencia de los inmigrantes indocumentados

De acuerdo a las declaraciones emitidas por la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, los inmigrantes ilegales que fueron capturados provienen de las siguientes naciones: Guatemala, Honduras y El Salvador. Estas personas fueron arrestadas y la mayoría tenían un buen estado de salud, además fueron trasladados por agentes oficiales pertenecientes a la estación de la patrulla fronteriza en Ajo, con el propósito de procesarlos por incurrir en violaciones al ordenamiento inmigratorio estadounidense.

Los trabajos realizados por la patrulla fronteriza del estado de Arizona registran que durante los últimos meses se han arrestado a muchos inmigrantes ilegales, una cantidad que supera las 1.200 personas, lo cual evidencia la urgente necesidad de parte de las autoridades estadounidenses de controlar esta problemática migratoria.

Gestiones de la administración Trump sobre la inmigración

El Gobierno del presidente Donald Trump, desde su inicio en 2017, ha sido muy claro en relación a la urgente necesidad de controlar la inmigración ilegal hacia Estados Unidos, especialmente en relación a quienes pretendan trabajar sin documentos legales. La administración Trump ha señalado, en varias ocasiones, que se les autorizará el ingreso a tierras estadounidenses solamente a quienes dispongan de la suficiente solvencia económica y capacidad financiera para mantenerse en esta nación norteamericana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!