Una gran redada migratoria realizada en el estado de Mississippi dejó, al menos, 680 personas detenidas, tras realizar un intenso operativo se seguridad en siete plantas procesadoras de alimentos, como parte de las políticas migratorias que ejecuta la administración gubernamental del presidente Donald Trump, con el objetivo de frenar el aumento de migrantes ilegales en Estados Unidos.

Matthew Albence, director del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, ICE, explicó que el saldo de arrestos, que dejó este operativo en Mississippi “podría significar el mayor operativo realizado en sitios de trabajo en, al menos, una década y, muy probablemente, en el más grande que se haya realizado en la historia de un solo estado de este país”.

Al menos, unos 600 agentes pertenecientes al ICE inspeccionaron las plantas de alimentos en Mississippi. Entre las acciones realizadas, los funcionarios de seguridad rodearon todos los perímetros, para evitar que los trabajadores lograran escapar.

Las siete redadas se realizaron en pequeñas localidades, cerca de la ciudad capital de Jackson, donde la mayor fuerza laboral está constituida principalmente por hispanos. Los operativos del ICE se efectuaron en la comunidades de Morton, Bay Springs, Canton, Sebastapol, Pelahatchie y Carthage.

Aumentan arrestos y deportaciones desde 2018

Los autoridades informaron que la mayor redada que ha sido planificada recientemente tiene como objetivo el arresto de 10 mil personas, durante un lapso de una semana, sin embargo, el ICE no ha dejado de detener a migrantes. Durante el año 2018, el ICE arrestó a, al menos, 160 mil personas, en un promedio de 440 diarios y logró la deportación de 256 mil, lo que equivale a 700 personas diarias. El propósito de estas redadas es detener la mayor cantidad de migrantes y aumentar el volumen de deportaciones.

Las acciones realizadas por el ICE son el resultado del endurecimiento de las políticas migratorias del presidente Trump y su equipo de Gobierno, el cual tiene como objetivo reducir la presión que ejercen en EEUU los numerosos grupos de migrantes indocumentados, los cuales demandan mejores condiciones socio-económicas en el país. En reiteradas ocasiones, Trump ha declarado que es necesario considerar las necesidades que tienen las comunidades de ciudadanos estadounidenses en áreas como el empleo, la salud y la vivienda.

Los migrantes reciben apoyo en derechos humanos

Mientras tanto, algunos grupos pro-inmigrantes como “United We Dream” y “Casa de Maryland” dictan talleres, junto a campañas informativas en comunidades migrantes y en redes sociales, con el propósito de enseñarles a los migrantes sus derechos y los mecanismos para protegerse en las redadas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más